BLOG EN RECONSTRUCCIÓN

  Sea el camino que sea que te haya llevado hasta aquí, además de darte la bienvenida te pido perdón. Como habrás comprobado, el blog se encuentra famélico de entradas y en proceso de reconstrucción.     Soy culo de mal asiento y, para un escribiente, algo tan personal como su blog lo primero que debe es representarlo y después de casi dos años sin publicar sentía que el contenido ya no lo hacía.     Sentía la necesidad de reenfocarlo.     Quizá te hayas dado cuenta que el blog ya no se titula Relatos en su tinta, sino Balas y estrellas. Eso te puede dar una pista de cuál será su nuevo contenido. Novela negra y ciencia ficción son los géneros que realmente disfruto tanto leyendo como escribiendo, y ellos serán los protagonistas de esta nueva etapa.     Te pido paciencia mientras cargo mi glock y ajusto mi telescopio para poder ofrecerte en unos meses el mejor contenido que este humilde servidor sea capaz de elucubrar. Saludos

RELATOS EN SU TINTA Nº 1: LA ABEJA REINA


CON EL RELATO La abeja reina inicio una nueva singladura digital con la colección Relatos en su tinta, en la que iré publicando relatos en el que el suspense será el mayor ingrediente de unas historias que transitarán entre balas y estrellas. Historias cortas cuyo único propósito será acompañarte de camino al trabajo o en esos momentos de espera en los que, quizá, decidas entregarte a la ficción y olvidarte de la realidad. Aunque, ahora que lo pienso, últimamente cuesta distinguir una de otra.

    En este relato te presento a Ángela, la madre de una niña llamada Amanda, que está a punto de contar a su psiquiatra la razón de las extrañas desapariciones de los internos de un centro de salud mental. Un relato que comienza así...


LA ABEJA REINA

Soy Ángela.
    Disculpe que me dirija a usted por carta. Es mejor así. Necesito la tranquilidad de un papel en blanco para poder ordenar y dar sentido a mi relato.
    Conozco su preocupación por las desapariciones de internos. Todas ellas inexplicables para la policía y para usted. Pero no para mí. Ya sabe que llevo más de diez años ingresada en este psiquiátrico y también conoce el motivo. Tranquilo, no le guardo rencor. Al contrario, se lo agradezco. Me ha permitido disponer del tiempo necesario para asimilar los hechos que viví aquel día.
    El día en el que Amanda se fue.


Puedes descargártelo gratuitamente en formato ebook (PDF, epub o MOBI) en el portal Lektu, haciendo clic en la portada:

Clica en la portada para descargarte el relato


Espero que os guste y no me pidáis que os devuelva el tiempo de lectura. Al menos mientras no disponga de una Máquina del Tiempo para poder hacerlo.

¡Hasta la próxima!

Comentarios

  1. Este lo leí en octubre, cuando lo descargué de Lektu. Lo he releído para tenerlo más presente y he de decirte que es fabuloso. El relato entero es de los que atrapan desde el principio y va planteando poco a poco una situación que desemboca en esas pinceladas llenas de misterio, pero muy evocadoras, que dejas al final y que me parecen muy buenas.
    No sabes las ganas que tengo de poder leer esas dos novelas negras que estás escribiendo y que mencionas al final de la publicación. Seguro que me encantan.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. En este relato intenté crear una atmósfera que lograra que cosas tan mundanas como preparar la cena, ver la televisión o bañar a la hija lograran resultar no sé si aterradoras, pero sí perturbadoras. Desnaturalizar lo cotidiano. ¡Más ganas tengo yo de acabarlas! Ja, ja, ja... Un fuerte abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu huella en el blog con un comentario. Y si te ha gustado puedes compartirlo en tu espacio social utilizando los botones sociales (las esferas enlazadas) que aparecen al inicio y al final. ¡Gracias!