ENTINTADOS: GRISEL R. NÚÑEZ



  ¿Cómo van esos calores? En mi caso, ya veis, instalando una chimenea en nuestra casa de Relatos en su Tinta… Sí, lo habéis oído bien, ¡una chimenea en pleno verano a este lado del Atlántico! Pero tranquilos, la neurona sigue funcionándome, creo. 

  Y una chimenea de leña es algo que nuestra invitada de hoy considera indispensable para considerar que una casa sea su hogar. Hoy nos visita alguien especial para mí, porque no solo es la responsable de uno de los mejores blogs de narrativa de la blogosfera, sino que tuvo mucho que ver en el nacimiento de mi primer hijo literario. Por no hablar de su participación en nuestro concurso EL TINTERO DE ORO ofreciéndose a realizar una corrección profesional  al ganador de cada mes.

  Desde luego, no podía ser menos, sus respuestas no van a dejaros indiferentes. Señoras y señores, pongamos la cafetera a calentar porque hoy nos visita GRISEL R. NÚÑEZ. 


  Suena el timbre de la puerta justo a la hora concretada. Ni un segundo de más, ni de menos. Dejo sobre la encimera la bolsa de café en grano y escondo el bote de café instantáneo, algo me dice que lo detesta. Coloco el molinillo de café al lado de las cafeteras… ¡listo! 

   Al abrir la puerta lo primero que observo es su sonrisa de buena persona y unos ojos despiertos tras las gafas. Su mirada inspira determinación y gusto por la perfección. Viste unos leggins negros, zapatillas y una blusa de manga corta. De entre su cabello ondulado se atisban unos aretes. Tras la bienvenida la invito al salón, pero el aroma a café de la cocina hace dirigir hacia allí sus pasos. Me parece que esta tarde vamos a batir el récord mundial de cafés. 

  No tarda en darse cuenta de mi torpeza a la hora de moler el café en el molinillo y es entonces cuando aflora su vena pedagógica para mostrarme cómo se hace. Viéndola, la primera pregunta sale sola.

¿Se puede enseñar a escribir? 

  Se puede y se debe enseñar a escribir. Saquemos de lado la literatura y quedémonos con el verbo: escribir. Hoy día hay demasiadas personas que son analfabetas funcionales: leen, pero no entienden lo que leen; escriben, pero no dominan las reglas ortográficas y gramaticales, no son capaces de comunicar y a veces ni entienden lo que ellos escriben. Entonces es una asignatura pendiente en el sistema educativo…

Me parece que esa asignatura también la tenemos muy pendiente en España…

  Es común a todos los países, y es una pena. Necesitamos dominar el lenguaje oral y escrito para comunicarnos, pero también para seguir aprendiendo. De lo contrario somos incompetentes, y se nos obstaculizará todo. Ahora, volviendo a la literatura, cuando tienes la base de la escritura dominada, casi siempre es academicista. Necesitas aprender técnicas de escritura, desarrollar la persuasión para atrapar al lector, crear y pulir un estilo narrativo propio, entre otras muchísimas cosas, que claramente las puedes aprender con la guía de una persona.

Entonces, ¿enterramos desde ya el mito del escritor que en un acto de inspiración y talento es capaz de escribir una obra maestra?

  A ver, la pasión, la creatividad literaria, esa chispa que le da vida a un aprendiz de escritor… eso no se puede enseñar, con eso naces. De nada te sirve tener la academia si no tienes el arte corriendo por las venas. Es verdad que muchos escritores lo lograron sin “un maestro”, pero tampoco se lo tomaron a la ligera. Leyeron mucho, estudiaron mucho más, se formaron en literatura o una profesión afín, buscaron un lector beta… Creo que ya tenemos suficiente café para toda la tarde, ja, ja, ja.

  Desde luego, como quien no quiere la cosa, hemos molido todo el café de la bolsa. Pero seguro que no nos va a sobrar, Grisel me comenta que es capaz de tomarse seis cafés en un día. Sonrío. Es la primera persona que conozco que se toma tantos como yo. Tras preparar una cafetera nos vamos al salón a seguir nuestra conversación. Ella toma un café cortado con leche semidesnatada, sin espuma y con dos cucharitas de azúcar.

Decir que eres solo una correctora profesional me parece que es quedarse muy corto.

  La verdad es que un poco, ja, ja, ja. Cuando empecé a ofrecer mis servicios, sí estaba concentrada solo en la escritura y la corrección, porque era lo que había estudiado y me sentía 100% capacitada. Pero después, a través de las publicaciones del blog, de las clases que hago en mis talleres de escritura (presenciales), empecé a trabajar como “terapeuta literaria” …

¿Terapeuta literaria? ¡Ja, ja, ja! Me parece muy gráfico.

  ¡Pues así me bautizó una amiga de las letras! Luego hice un diplomado en coaching y ¡adapté todo lo que aprendí a la literatura! Me formé como asesora literaria primero en la práctica y después por obligación, pues me estaban llegando clientes que querían el servicio y yo se lo ofrecía, pero sentía que necesitaba tener más herramientas y me capacité. Hoy día, muchos clientes comienzan conmigo con este servicio y termino acompañándolos en todo su proceso creativo, llegando a la corrección de textos, a la maquetación, a la autopublicación.

¿Es eso lo que se llama coaching para escritores?

  Exacto. Ser coach es ayudar a la persona durante las distintas etapas de su proceso de escritura, ya sea en hacer la planificación de la historia o del libro, elaborar una escaleta, trabajar en la documentación, enseñarle herramientas de escritura, ayudar en los bloqueos, correcciones del manuscrito, consejería editorial del texto, maquetación de la obra y así un largo etcétera. Mi objetivo es que la persona llegue a la meta prevista. Si es publicar con una editorial, hacemos una propuesta, preparamos el manuscrito, buscamos las editoriales, lo acompaño en todo el proceso. Si es una autopublicación, trabajamos en la preparación del manuscrito para las plataformas de venta, colaboro con otros profesionales del área, gestamos una campaña de promoción. Y la mayoría de las veces vamos desde el inicio: llevar la idea a la planificación, proceso de escribir un borrador, de corregir y de pulir, de perfeccionar… A muchos les sirve tener un coach que le esté enviando mensajes al Whatsapp y le pregunte si está cumpliendo con su calendario editorial (hacemos metas semanales, diarias, mensuales). También que vaya cuestionándole la escritura. 

¿Y este trabajo en equipo debe cubrir todo el proceso de la escritura? 

 No necesariamente. Como coach puedo ser útil para el escritor tal vez en solo una parte, aunque la mayoría me busca para todo el proceso. Es un acompañamiento. El proceso de escritura no tiene por qué ser 100% solo. Puedes tener a alguien que te ayude a centrarte, a mantener los pies sobre el suelo de tu meta y también a completarlo en menos tiempo.

  La verdad es que se me acumulan las preguntas. Creo que cualquier aspirante a escritor desea hablar de escritura, sacar todas sus dudas y, por qué no, sus complejos. Desde luego, una tarde con alguien como Grisel es un regalo. Tras servirnos nuestra tercera taza de café continúo el interrogatorio.

¿Cuál es la mayor virtud de un escritor novel? 

  Creo que son las ideas. Ven en cada situación, película, libro, canción, contexto… una idea de la cual agarrarse para crear. Se inspiran con mayor facilidad. Son muy creativos, al menos hasta que se ponen exquisitos y les da el dichoso bloqueo.


Je, je, je. Esto que comentas casi me responde la pregunta acerca de cuál es su mayor pecado.

  Pues sí: creerse que se lo sabe todo, al punto de no aceptar una crítica o consejo. Es una soberbia insoportable que no tiene ni base ni fundamento. Se creen dueños absolutos de la escritura y sí, tienen una idea que puede ser buena, pero el lenguaje escrito requiere que como mínimo tengas respeto por el lector. Hay recursos literarios que tienen su estructura y, como no lo dominan, terminan con una mezcolanza que ni ellos entienden. También les complica desarrollar un estilo propio y cometen el error de copiar. Si lo hacen conscientes, lo acepto, pues es un tipo de aprendizaje por imitación del cual luego desarrollas un estilo propio. Pero de lo contrario, es falta de respeto al otro autor, sobre todo si lo publican.

  La ignorancia es osada y, por tus palabras, percibo que has tenido que lidiar con ella, además de con la narrativa...

  Los puertorriqueños tendemos a ser directos para decir las cosas. No nos vamos por las ramas y tampoco creemos que se deban herir las susceptibilidades de una persona por decirle que está equivocado en algo, por esta y esta otra razón, y que tal vez deba hacerlo de esta otra manera. La experiencia te enseña a manejar esa susceptibilidad del autor. Si recibo un texto que me lo presentan como versión final y resulta que tiene 5-10 errores por línea, se lo devuelvo al escritor y le digo que respete mi trabajo, que soy correctora no escritora. Él tiene que hacer su trabajo de corrección antes de buscar a un profesional que vea las correcciones finales, y prácticamente algunos te buscan para que hagas un trabajo de reescritura. También están los que te cuestionan las reglas ortográficas y gramaticales, porque las aprendieron así en la escuela y su maestra tenía toda la razón. Entonces uno tiene que entrar a enviarle links de las reglas para justificar la corrección que hizo. 

Jo, me parece ridículo...

  ¡Es agotador! Pero la experiencia te hace ser directa, pero dando razones y fundamentando el trabajo realizado. Algunos lo toman como una crítica destructiva. Y ¡oye! ¡Me contrataste para ayudarte a pulir tu texto, no para darte halagos! Puede que el borrador tenga 15 puntos fuertes, pero me contratas para ver los errores, para detectar lo que se puede mejorar. Jamás, jamás, me iré con zalamerías. Para mí la literatura se respeta y no sirvo para mentir. Si una historia es mala y merece ser trabajada desde cero, lo diré. Si se puede mejorar, te ayudaré a hacerlo, no solo corregiré, te orientaré para perfeccionarlo o te daré algunos tips. Y si es buena, lo reconozco y te felicito por tu trabajo.

  Siempre me he preguntado por qué nos puede molestar que alguien nos muestre los errores o aquello que no le ha gustado de nuestro relato. Creo que a veces confundimos la crítica al texto, con una crítica a la persona o, al menos, al escritor. Error grande. Cuando alguien se toma la molestia de hacernos ver algún detalle debemos tomarlo como un regalo. Significa interés en lo que ha leído. Y compromiso para no quedarse en lo cómodo, que es decir lo supermaravilloso que es nuestro relato. Le sirvo otro café, ya he perdido la cuenta de los que llevamos, y aprovecho para pedirle una pequeña clase práctica.

¿Podrías decirnos tres errores básicos que solemos cometer en nuestros escritos?

  Hay tres muy comunes. 1. Cambio de persona gramatical (y de narrador) a diestra y siniestra. 2.- Redundancias y uso excesivo de adjetivos vacíos/huecos. 3.- Errores de puntuación: uso excesivo de comas.

  No puedo evitar apuntarlos rápidamente en una hoja. Ella sonríe.

  En nuestro trabajo, todos terminamos cayendo en eso que se llama la deformación profesional. En tu caso, ¿conservas el simple placer de la lectura?

  ¡Ja, ja, ja! Todo lo que llega a mis ojos pasa por una corrección. Esto me complica al punto de que, si estoy leyendo por placer, lo hago con lápiz en mano para corregir si encuentro algún error. Y si el libro tiene demasiados, dejo de leer la edición porque ya no puedo concentrarme en el contenido. Dejo de disfrutar. ¡Soy adicta a los errores ortotipográficos! Sobre todo, las tildes. También verifico los espacios, la redundancia en expresiones, el contexto de las palabras… De ahí procedo a todos los demás elementos que se hacen en una corrección. Lo importante es señalar que hago, como mínimo, tres lecturas (y en tiempo distinto).

  Desde luego, doy fe de ello por propia experiencia. La primera cafetera ya se terminó, así que mientras preparo otra le digo que puede curiosear la estantería de libros, a la que no le ha quitado ojo durante la conversación. Al volver, la encuentro con un lápiz en una mano, y mi libro de relatos en la otra. Casi se me cae la cafetera. Ella se ríe. Nos volvemos a sentar y comenzamos a hablar sobre la dificultad de un autor novel para promocionar su trabajo y la mejor manera de hacerlo. Entonces recuerdo uno de sus últimos artículos publicados en Cafetera de Letras.


 Recientemente te leí una entrada en la que diferencias entre publicador y escritor, ¿a veces queremos saltarnos etapas? 

  Para mi sorpresa, ese artículo generó bastante debate. Como sabes, cuando digo lo que pienso a veces sienta mal, ja, ja, ja. Algunos se sienten atacados. Y confieso que la idea de ese escrito era justo que una persona lo leyera y se diera cuenta de que estaba publicando tanta basura que no debía autoproclamarse escritora, pues nada de lo que había publicado merece ser llamado literatura. Y sí, sé que soy fuerte o categórica al decir esto. Pero me parece que los lectores merecen respeto. No merecemos borradores, textos incompletos, escritos que se contradicen entre sí, malas versiones… si queremos leer literatura, merecemos recibir eso. Entonces hay personas que piensan que ser escritor es publicar una vez por semana o por mes una novela (que en realidad es un cuento). Se sientan y plasman la idea que tienen así, tal cual, sin trabajarla. Y luego ese borrador inicial lo publican como si fuera una joyita literaria. Te llegan a explotar los ojos. Para mí, eso es saltarse etapas. No es que tengamos que dejarnos llevar por la academia en todo. Tampoco que no se pueda innovar en la creación literaria. Pero una obra literaria merece respeto. Como escritores, tenemos que respetar nuestro trabajo y trabajarlo todas las veces que sea necesario. No es solo escribir, es editar y corregir. ¿Qué no tenemos las herramientas o el conocimiento para hacerlo? Pues nos buscamos un profesional que pueda ayudarnos o estudiamos para aprenderlo. Como mínimo, tener un lector beta. Al momento de publicar, la obra merece estar terminada y el lector merece recibir una historia completa. Pero hay personas que se dedican a publicar, se hacen expertos en ello; y dejan de lado todo el trabajo del oficio de escritor: ¿por qué tendríamos que llamarlos escritores entonces? 

 Buena pregunta. Siempre he pensado que la promoción más honesta para un autor novel es la de mostrar su trabajo en un blog antes de lanzarse a publicar, y vender, una obra. ¿Qué opinas?

  Que es dueño de su obra y si desea compartirla a través de un blog, está en todo su derecho. Pero debo hacer una aclaración: me parece una falta de respeto al trabajo propio y al lector que se publiquen obras a medias, borradores no corregidos o trabajados, textos con tantas faltas de ortografía y tan incongruentes que merecen ser descartados… Con cada obra que publiques puedes ganar o perder un lector. Es terrible también los que se “inspiran” en obras ajenas y las publican, así sin más. El blog es una herramienta que te puede ayudar mucho a darte a conocer, a llegar a personas de distintas partes, a crecer como escritor. Pero hay que saberlo trabajar. No es escribir cualquier cosa sin ton ni son y publicarla sin más. 

 Hablando de la vida digital, ¿cuánto daño pueden hacernos las redes sociales a nuestra producción literaria? ¿Algún truco para compaginar visibilidad social con la escritura? 

  Uff, las redes sociales pueden ser el obstáculo principal en el trabajo creativo. Al inicio, me quitaban horas. Opté por cerrar redes sociales y quedarme solo con Facebook. Pero igualmente me quitaba mucho tiempo, así que eliminé la aplicación de mi teléfono. Uno tiene que priorizar y, aunque es duro salir de esa adicción, se puede. Sin embargo, a veces las necesitas para visibilizar tu escritura. Creo que lo más óptimo es establecerte un tiempo determinado: una hora. Entrar, responder comentarios, subir alguna imagen promocionando tu trabajo o texto corto con alguna reflexión, no sé, lo que quieras. Ver lo que puedas ver en ese tiempo y cerrar. Algunos escritores se obsesionan con las redes sociales y ¿sabes qué? si eres bueno, a la larga o a la corta te leerán, sin la necesidad de que estés invirtiendo tanto tiempo poco más que mendigando en redes sociales y en grupos que alguien te lea o te compre. A veces solo basta con escribir o reflexionar sobre un suceso del día de forma literaria. A las personas les gusta el storytelling, así que es bueno usarlo a tu favor. Recibirás comentarios por montón y se cumple tu objetivo de visibilizarte. Incluso te comparten, si haces uso de recursos puntuales. Creo que cada persona debe preguntarse para qué tiene la red social, qué busca con esta y cómo puede alcanzar ese objetivo. Y con un plan de acción, proceder. Si siente que le está quitando mucho tiempo, salirse de todos los grupos o redes sociales que no le contribuyen y escoger solo una. ¿De qué te vale estar en todas a medias y no dar abasto, si puedes estar en una y ser mediático?

  En España decimos que quien mucho abarca poco aprieta (asiente con la cabeza). Oye, hasta ahora hemos hablado de tu faceta como asesora profesional, pero me ha dicho un pajarito que también escribes. Venga, ¡dinos cómo es tu proceso de escritura!

  En un silencio monástico, primero elaboro una escaleta. Estructuro los capítulos con una idea general y tengo claro quiénes son mis protagonistas. Después me siento a escribir con ese bosquejo y dejo que nazca, que fluya, que sean los personajes quienes hablen y me vayan contando cómo es ese camino que yo les tracé o qué sucede en cada parada. No me rijo al 100% de la escaleta, pero sin ella no tendría una trama argumental sólida y perdería el rumbo.

  ¿Y tienes algún proyecto literario en el horno?

  Aunque soy escritora por naturaleza, a decir verdad, son más los textos académicos que he publicado que los literarios. ¡Y no es que no los tenga! ¡No es que no los haya trabajado! Tengo novelas, varias, escritas y corregidas al menos en su primera versión. Tengo una que… será mi primera publicación de novela, pues ya está terminada de mi parte y solo requiere la lectura editorial para retomarla, maquetar y preparar para su publicación. Pero qué decirte. Yo no tengo ningún apuro por publicar. Estoy contenta con el trabajo creativo que he tenido al momento. Para la edad que tengo, poseo varios libros terminados. ¿Qué no están publicados? No, pero mi interés de escribirlos no era publicar en primera instancia, sino poner por fin en el papel la historia de unos personajes que estaban volviéndome loca, exigiendo que narrara su vida. De momento están ahí esperando que mi lado crítico les dé el repaso que se merecen, ja, ja, ja. Aunque, es verdad, que hay uno que…

 Cuenta, cuenta...

  Hay uno que pronto llegará a tus manos ¡que se enteren que serás mi lector beta, ja, ja, ja!

 Bueno, casi se me atraganta el sorbo que en ese momento le estaba dando a la taza. ¿Cómo responder a ese requerimiento? Así que, doy un cambio de tercio a la conversación.

  Recientemente has sido madre. Confiesa, ¿le has leído a tu pequeña alguno de tus escritos? 

  No, su padre diría que no son aptos para menores por la crudeza de las palabras o el contenido, jajaja. Pero he planificado escribirle libros para ella. También le he compuesto canciones. Siempre que está rabiosa, por ejemplo, cuando vamos en el auto, le canto y se queda tranquila. Le he leído los cuentos de Las mil y una noches.

  ¡Ay, las madres! Ahora que mencionas esos cuentos me ha venido a la cabeza que tu blog, Cafetera de letras, nació en…

  ¡Granada! En el 2012 estuve una temporada en España y allí tomé clases de escritura y propuse crear un espacio web para que podamos compartir nuestros textos, nuestros avances, sobre todo porque en algún momento yo regresaría a mi país y quería mantener el contacto. Pero seguí estudiando y formándome como escritora, y de pronto me vi explicándoles a mis compañeros los recursos literarios que aprendía, ejemplificando la forma de llevar a cabo alguna técnica, etcétera. Al inicio, en Cafetera de Letras también publicaba cuentos y poesías que yo escribía, pero después las eliminé… personas de distintos países comenzaron a contactarme para que continuara enseñándoles sobre el oficio de escritor, para entregar disparadores creativos o hacer más didáctico el aprendizaje de la escritura en todas sus facetas. Y después la Cafetera se convirtió en lo que es ahora, una comunidad de aprendizaje donde llego a personas de muchísimos países y también donde ofrezco mis servicios de asesoría literaria, escritura por encargo, corrección de textos, informes de lectura, etcétera. ¡Y me encanta! Poder mezclar mi pasión por el café y las letras, por el trabajo y la escritura.

  Sin duda, es uno de los mejores blogs de narrativa. No lo digo yo, si buscamos eso en Google nos saldrán un montón de entradas con listados en los que siempre aparecer Cafetera de Letras. ¿Qué lo diferencia de otros?

  En el trato y en la simplicidad. El trato porque soy cercana, transparente. Utilizo mis experiencias para ejemplificar lo que intento explicar. Respondo todos los comentarios. Trato a las personas de “tú” y no ando presentándome como la que tiene la última palabra o lo sabe todo. De verdad mi blog, más que para promocionar mis servicios (que la mayoría de mis trabajos no son por esta plataforma), es para llegar a todas esas personas que quieren formarse en la escritura y no tienen cómo ni por dónde comenzar. También utilizo un lenguaje directo y simple. No soy tan academicista. Me gusta contextualizar y hacer didáctico el contenido, lúdico para que continúen leyendo. Creo que lo que diferencia mi blog es más que nada la autenticidad. Tal como me presento en él, es tal como soy en la vida real. Además, he logrado darle el espacio a muchas personas para que colaboren en él y puedan publicar sus textos, así que Cafetera de Letras es un blog de cafeteros, no solo míos.

  A punto de terminar nuestra segunda cafetera recordamos el proyecto literario que, en lo personal, supuso la publicación de mi primer libro. Se ríe cuando le explico que vi la entrada por casualidad, a diez minutos de las cinco de la tarde, casi saliendo por la puerta a buscar a mis hijos al colegio. Era un viernes de enero. Solo podían participar diez personas. Ya se habían apuntado cuatro. Si no me decidía pronto, a la vuelta del colegio ya no habría. En mi vida siempre pienso mucho las cosas. En ese momento, no. Fue un año y medio duro, pero apasionante. En todo el proceso vivimos mucho de lo que nos ha contado Grisel.


 ¿Tienes pensado repetir la experiencia?

  Sí, me encantaría. La verdad es que he puesto algunas ideas en papel, pero es un proyecto largo, sacrificado, que requiere mucho tiempo. De hacerlo, tendría que ser con ayuda de otra persona en la organización. Fíjate, dentro de mis servicios como asesora literaria, a veces trabajo de esta forma con mis clientes y me va bien con ellos. Tengo una que pronto va a publicar una colección de libros que hemos ido trabajando (y seguimos haciéndolo) paso a paso. ¿Te animas a ayudarme o hacer conmigo un proyecto de esta clase? 

  Desde luego, esta mujer me va a matar. Dejamos la respuesta en el aire y aprovecho para colarle el clásico de test de Proust, que, según dicen, todo escritor debe responder en alguna ocasión.

CUESTIONARIO DE MARCEL PROUST

1. ¿Principal rasgo de tu carácter? Severa. (Fue como si escuchara a mi esposo responderlo, ¡ja, ja, ja! Después le pregunté qué diría él y respondió: Apasionada). 

2. ¿Qué cualidad aprecias más en un hombre? Inteligencia. 

3. ¿Y en una mujer? Empatía. 

4. ¿Qué esperas de tus amigos? Sinceridad. Presencia. Que puedan darse el tiempo de estar ahí, de salir a tomar un café y desahogarse o hablar sobre algo, que sean sinceros contigo y si te tienen que decir lo que sea, no lo oculten o modifiquen. Directos. 

5. ¿Tu principal defecto? Perfeccionista, pero no solo para mí, sino que espero que todos sean igual de correctos al trabajar, actuar, hablar, etc. Entonces me complica lidiar con la mediocridad, con los trabajos a último minuto, con la gente que llega tarde como si tu tiempo no valiera, con la falta de disciplina o de respeto… 

6. ¿Tu ocupación favorita? Ser madre. 

7. ¿Tu ideal de felicidad? Já, tener el tiempo suficiente para compartir con mi familia. Para mí es lo más importante. A veces nos centramos en el trabajo, los estudios y miles de responsabilidades que nos alejan de la familia. De nada vale todo eso, si no les dedico tiempo de calidad. Así que mi ideal de felicidad es un equilibrio entre lo que “tenemos” o “debemos” hacer y lo que “queremos” hacer. 

8. ¿Cuál sería tu mayor desgracia? Que mi madre muera y no tenga la oportunidad de despedirme, de ir a mi país… O que yo muera y deje a mi hija sin redes (en este país solo tendría a su padre). 

9. ¿Qué te gustaría ser? Soy lo que quiero ser y trabajo en lo que quiero trabajar, aunque parezca mentira. Como profesional, me gustaría tener más horas como profesora en un instituto o universidad, solidificar mi negocio en línea mediante la venta de cursos de escritura y continuar investigando en materia de educación e interculturalidad. En lo personal, me gustaría ser madre de otro niño y hacerles Homeschool (es mi proyecto). 

10. ¿En qué país desearías vivir? Puerto Rico, por supuesto. O España, la pasé muy bien allá. 

11. ¿Tu color favorito? Rojo. 

12. ¿La flor que más te gusta? La flor del flamboyán (rojo). 

13. ¿El pájaro que prefieres? No me gustan los animales. 

14. ¿Tus autores favoritos en prosa? Gabriel García Márquez, María Luisa Bombal, Isabel Allende, Mario Vargas Llosa, Stephen King, J.K. Rowling, Mark Twain, Charles Bukowski, Toni Morrison, Manuel Zeno Gandía, Rosa Montero, René Márquez… 

15. ¿Tus poetas? Alfonsina Storni, Julia de Burgos, Juana Inés de la Cruz, Gioconda Belli, Luis Palés Matos, Bobye Cid (esta es una poeta chilena que descubrí en un taller que realizo acá. Le edité un libro y estamos en proceso de publicar su segundo libro. Tiene casi 90 años. Es la única que me ha hecho llorar con un poema…).

16. ¿Un héroe de ficción? Harry Potter (y salió mi lado ñoño).

17. ¿Una heroína? La Borinqueña. 

18. ¿Tu compositor favorito? Draco Rosa.

19. ¿Tu pintor preferido? Picasso (en todas sus épocas) y Frida Kalho. 

20. ¿Tu héroe de la vida real? Mi madre. 

21. ¿Tu nombre favorito? Leonor Alejandra (mi hija).

22. ¿Qué hábito ajeno no soportas? Mascar chicle con la boca abierta. Hacerse las víctimas y los sufridos siempre. La impuntualidad. El doble estándar o la hipocresía. ¿Puedo seguir mencionando? 

23. ¿Qué es lo que más detestas? Que me hagan perder mi tiempo y no poder dormir (esto me pone de mal humor). 

24. ¿Una figura histórica que te ponga mal cuerpo? Mmm… ninguno. 

25. ¿Un hecho de armas que admires? El Grito de Lares.

26. ¿Qué don de la naturaleza desearías poseer? Fluir. Contra viento y marea, continuar con mi rumbo, mi camino, como el agua. A pesar de cualquier obstáculo, fluir. 

27. ¿Cómo te gustaría morir? De vieja (pero no decrépita). Estando en paz y tranquila con mi familia. Teniendo un día como cualquier otro, acostándome a dormir y no despertar. 

28. ¿Cuál es el estado más típico de tu ánimo? Pensativa o reflexiva. No puedo parar de pensar nunca. Siempre ando creando ideas, organizando tareas, inventando proyectos. Hago una lista de todo lo que tengo que hacer y lo repaso. Estructuro mis diálogos o lo que diré. Voy haciendo un bosquejo de mis trabajos a realizar para adelantar cuando me siento a trabajar. Siempre estoy pensando o reflexionando sobre algo. No puedo evitarlo y es agotador, pues me quedo dormida así y a veces, en los sueños, continuo repasando mi lista de pendientes. 

29. ¿Qué defectos te inspiran más indulgencia? La timidez en los niños. 

30. ¿Tienes un lema? Learning by doing (Aprender haciendo).

 Gracias por tu tiempo, Grisel.

 Gracias a ti, y a todos los lectores de Relatos en su Tinta y, por supuesto, a todos los que han participado en El Tintero de Oro.


 ¡Saludos tinteros y cafeteros!

Comentarios

  1. Interesantísima entrevista, muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante, me ha encantado pero me quedo pensando que pongo demasiadas comas, ainnnns.
    Un abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gemma. Me parece que comparto ese vicio, je, je, je... Hubo una época, cuando descubrí el punto y coma que no paraba de usarlo y combinarlo con los dos puntos. Poco a poco vamos aprendiendo. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Genial conocer a Grisel más de cerca, aunque algunos compañeros ya han tenido esa posibilidad con la corrección de sus relatos ¡Qué regalazo! una lectura muy diferente. Gracias por la entrevista, me ha resultado de gran interés. Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eme. Grisel tiene la cualidad de ser muy directa, no se anda por las ramas y escucharla, o leerla, siempre es un toque de atención muy interesante. Es de esas personas que tiene la virtud de decir las cosas que otros solo pensamos. Un abrazo!

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho la personalidad que deja entrever en sus frases: dinámica, creativa y con las ideas muy claras. Esta entrevista es para leerla despacio y con tiempo. Me la saco en papel para subrayar ideas.
    Y a ti miles de gracias. Tu blog es un regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Muchas de sus respuestas me han sorprendido hasta a mí, pero son verdades como puños que debemos tener muy en cuenta. Tuve el placer de conocerla en el proyecto literario que organizó en su blog y del que nació mi libro de relatos. Fue un año y medio muy intenso y un máster en esto de la narrativa. El regalo es contar con autores como tú para acompañarme en este viaje. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Grandes entrevistas haces, compañero. Bueno, en general, tu blog es un trabajo digno de admirar. Y Grisel, ni que decir tiene que parece ser una persona que vale la pena tener cerca, tanto por lo que puedes aprender cómo por la empatía que transmite.
    Te cuento una anécdota: Hace años (unos cuantos) pedí a una persona entendida (profesora de lengua y literatura, escritora y comunicadora) que me revisara un texto que yo, previamente, había filtrado varias veces. Me saco algún que otro error gramatical y poco más, felicitándome por tan buen trabajo. No hace mucho, releí aquel relato y... Ni te imaginas. Encontré errores garrafales y partes enteras que, de ser ahora, no hubiera escrito jamás. Moraleja... Nunca dejes de aprender.
    Un fuerte abrazo, David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isidoro. La verdad es que los entrevistados me lo ponen muy fácil. Respecto a eso que comentas en relación a releer antiguos relatos, siempre me ha parecido un ejercicio y un test de progreso muy interesante. Te hace ver cómo has evolucionado, cómo has mejorado, aunque también existe ese perfeccionismo que nos hace ser incapaces de leer un texto propio sin encontrar algún fallo o algo que podría haberse escrito de otra manera.
      Pero es un ejercicio que recomiendo. Un fuerte abrazo, Isidoro!

      Eliminar
  6. Muy interesante la entrevista a Grisel, de quien sobre todo destaca que le gusta su trabajo y lo que hace, y que nos enseña que un escritor para publicar es bueno dejarse corregir su trabajo y desde luego aceptar las criticas porque son para aprender no para que te las tomes como un ataque personal, de modo que es muy muy interesante. Es de esas personas que siempre querrías tener cerca a la hora de escribir sin duda, porque te ayudaría a hacerlo mejor y siempre mejorar es muy bueno pero no solo en la escritura si no en toda las facetas de la vida.
    Un abrazo y gracias por esta entrevista tan interesante, como te lo curras David, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Teresa. Bueno, en este caso, Grisel me ha hecho casi todo el trabajo, je, je, je... Es verdad que en ocasiones parece que recibir una crítica o una corrección puede entenderse como un ataque. Nada más lejos de la realidad. En mi caso, entiendo que quien me hace notar una errata o un fallo en cuanto a un cambio de narrador se ha tomado la lectura con interés. Con tanto interés que incluso en vez de callarse, que es lo fácil, lo comenta. Eso es algo que yo siempre agradeceré. Evidentemente hay críticas destructivas tipo "es un relato aburrido". Vale, eso es una apreciación que no aporta nada al autor. Dime por qué te ha resultado aburrido, dónde puedo haberme excedido con la descripción, dónde se ralentiza la acción... ejemplos concretos.
      Un fuerte abrazo, Teresa!

      Eliminar
  7. Una excelente entrada con una entrevista que nos ayuda a reflexionar sobre lo que hacemos y queremos hacer. Me he visto reflejado en muchas de sus afirmaciones. Desde luego, la aceptación de la crítica es el ejercicio más difícil para alguien que empieza a escribir con ilusión, creyendo que lo hace lo suficientemente bien como para lanzarse a publicar. Una vez uno acepta la crítica, debe saber también ejercer la autocrítica, algo todavía más difícil, pues uno mismo no suele percibir sus errores. Recuerdo que, asistiendo a un taller de escritura creativa, me di cuenta que cuanto más aprendía peor escribía, o al menos esa era mi impresión. Lo que ocurría era simplemente que identificaba y tomaba conciencia de mis fallos y ello me impedía escribir con la soltura inicial.
    Volviendo a la entrevista, debo alabar tu acierto en la elección de las preguntas, todas ellas formuladas pensando en el escritor novel. Lo único que me ha descolocado un poco es la apreciación de Grisel sobre la utilidad de las redes sociales con fines promocionales. Si no lo he entendido mal, parece indicar que lo importante es la calidad del escritor, que si uno escribe muy bien el boca-oído funciona sin necesidad de difundir su obra por esos medios, cuando otros asesores no dejan de insistir en lo crucial que es la visibilidad a través de las redes sociales. En lo que estoy totalmente de acuerdo es que muchas veces, promocionando tu libro, una y otra vez, en facebook, instagram, twiter, etc., parece como si mendigaras. "Cómpramelo, porfa".
    En definitiva, un mundo este muy complejo, pero que leyendo a Grisel no lo parece tanto, jeje.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. Esa era un poco la intención, dado que todos los que estamos por aquí, incluido yo, lo somos. Recibir una crítica es un regalo. Para un comentarista lo fácil es decir que no ha leído nada tan chulo en su vida; lo difícil es hacer notar un error. Y eso es algo que debemos alabar dado que demuestra un interés en el relato. Por supuesto que existen críticas destructivas, como son aquellas que expresan valoraciones negativas sin detallar puntos concretos del relato, pero creo que son las menos en las redes.
      Y hablando de las redes, Grisel se refiere a ese vicio por compartir día sí y día también la típica entrada promocional en mil comunidades o grupos sociales. Si te soy sincero eso es un error, nadie va a hacer un clic en esa entrada para comprar el libro si no tiene ni idea del autor. Yo compro libros de autores noveles y solo lo hago cuando lo he leído en su blog y sus relatos me han convencido. Hay compañeros que en vez de publicarlos en un blog los publican en Amazon, con coste económico para el lector. A mí me parece un error, aunque tampoco soy Dan Brown para criticarlo, je, je, je... Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  8. Gran entrevista David y muy buenas respuestas que destacan con carácter general por ser muy didácticas y de las que sin duda se puede aprender en cada idea expuesta por Grisel. Casi me da apuro dejar mi comentario por los errores gramaticales que pudiera estar cometiendo, pero espero sepáis disculparme :-). Con respecto a las redes sociales, es cierto que hay textos que vuelan solos y se multiplican las visitas. Sin embargo otros o los empujas en una labor un tanto "pedigüeña" o se quedan casi inéditos. Aunque este tema ya sería cuestión de posicionamiento web y del interés que puedan generar unos contenidos determinados. Por otro lado, las respuestas al test me han parecido magníficas. Un gran saludo a ambos y gracias por este lujo que hemos de tomar como todo un regalazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Creo que en los comentarios debemos ser más tolerantes. La inmediatez del comentario o la dificultad del medio para escribir casi los hacen como algo oral. El mundo del publicador independiente es inexcrutable, el problema viene cuando a base de ver anuncios con Nº 1 en Amazon o parecido alguien piense que esto de autopublicar es una mina de oro y llegue a pensar que publicando con una editorial de copago podrá recuperar los mil y pico euros de media que puedan pedirle. Si las ventas de las editoriales clásicas son discretas, ¿cómo van a ser superiores las del escritor llamado indie? Hay mucho cuento de hadas e intento de dar el pelotazo con poco esfuerzo. Esto es una carrera de fondo, no un sprint. Un fuerte abrazo, Miguel!

      Eliminar
  9. Me ha gustado sobremanera conocer un poco más de Grisel, de sus opiniones y enseñanzas. Solo he tenido contacto con ella por mail a raíz de la corrección de los relatos. Esta espléndida entrevista me ha dado una imagen mucho más amplia de su talento y el entusiasmo que pone al ejercer su profesión. Un afectuoso saludo para ella y otro para ti, David, por todo lo que hacen.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Raúl. Me alegra que hayas podido disfrutar de esa experiencia, yo tuve la suerte de aprender mucho en el proyecto literario del que nació mi, hasta ahora, único hijo literario. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  10. Hola David,
    He disfrutado muchísimo esta entrevista y me quedo con lo de la crítica o consejo, que creo que son muy necesarios, para que podamos aprender y mejorar. A veces, eso sí, puede molestar, todos tenemos un pequeño ego que nos empuja a ello, pero es muy necesario y sobre todo de agradecer que alguien se tome ese detalle con nosotros. Al final aquí estamos para crecer y todo el que nos aporte algo, hará que el proceso sea maravilloso.
    Sobre el uso excesivo de comas, ¡ay! Soy de esas, ;)
    Me han gustado tus preguntas, sus respuestas y sobre todo la personalidad que se vislumbra.
    Enhorabuena a los dos.
    Un abrazo, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Irene. Recibir una crítica constructiva es un regalo, es adelantar en el tiempo algo que nosotros mismos veríamos cuando volviéramos a leer nuestro relato mucho tiempo después. Escribimos con la parte creativa del cerebro; corregimos, con la analítica. Es por eso que solo podemos corregirnos cuando al leer nuestro texto tenemos esa sensación de que lo ha escrito otro. Muchas veces pecamos de orgullosos y ese es el primer error que debemos corregir.
      En las comas creo que yo también tiendo al vicio, y no te cuento cuando "descubrí" el punto y coma. ¡No había párrafo que no incluyera alguno! Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  11. Ha sido todo un placer poder conocer a Grisel, aunque sea virtualmente. Me ha gustado la entrevista, hay muchas cosas que comparto con ella. Un abrazo y feliz finde David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vicenta. Desde luego tiene una personalidad muy definida, además de ser una gran profesional. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  12. Interesante entrevista, David e interesante persona.
    Creo que tengo uno de los tres defectos y eso que no escribo más que reseñas: pongo demasiadas comas Ya intestada corregir, pero ahora con mucha más razón.
    No estoy de acuerdo con todos los autores de la que son los mejores para ella, pero es lógico. No se puede, ni se debe, coincidir en todo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Veo que lo de las comas es más común de lo que parece, si te cuento cuando descubrí el punto y coma... En cuanto a autores, ¡puff! Afortunadamente existen tantos y tan buenos que es muy difícil equivocarse, haciendo bueno el dicho de que no son todos los que están, pero están todos los que son. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  13. Sin PALABRAS me has dejado muda.Como BLOGGER que soy aprendo adiario
    Escribir en cinco minutos
    Me enamoro de las letras
    Disfruto leerte
    sIN PALABRAS
    Nunca leí ni vi nadie como vos....
    Y ando en esto por 12 años de mi vida diaria... Sos eterno
    inmensamente largo
    tremendamente tierno
    chau amigo disfruta el verano y que el verano te disfrute a vos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mucha. En esta ocasión, Grisel me ha escrito el 85% de la entrada, je, je, je... La verdad es que nunca me ha preocupado la extensión de la entrada. A fin de cuentas quien visita este blog es alguien a quien le gusta leer y si el contenido le parece interesante lo leerá; si no, no. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  14. Ya solo con esta magnífica entrevista he aprendido unas cuántos puntos interesantes (el cambio de tiempo gramatical lo llevo fatal) Gracias David por presentarnos a Grisel, me ha encantado su personalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. Creo que de esa pata también cojeo y es una de las primeras cosas que intento detectar cuando reviso algún escrito. Aunque siempre se nos escapa algo; de hecho, raro es que no quiera cambiar veinte cosas cuando releo alguno de mis relatos. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  15. ¡Hola! Por fin estoy leyéndote ¡Qué genial entrevista! Me encantó los consejos y la buena onda puesta en la misma ¡también creo que el peor pecado de un escritor es no saber manejar la crítica! Aunque, me ha tocado una peor: los lectores tóxicos que sólo llegan a tirar abajo todo tu trabajo. No hace mucho me pasó que me hicieron una reseña de un cuento que fue pésima, pésima (no sólo porque el lector escribía con muchos errores ortográficos), sino porque me tiró mucha mala onda al texto XD creo que el reto del escritor hoy en día no es sólo aceptar la crítica, sino que también, saber diferenciar la crítica de esos ataques sin sentido que tienen algunas personas con mucho tiempo libre (????) XD

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Roxana. Me alegra que te haya gustado. Es verdad lo que comentas, hay que gente que arrastra frustraciones y encuentra en la crítica destructiva su particular terapia. Lo más gracioso es que cuando buscas en su perfil prácticamente no han publicado nada para poder calibrar su criterio. Hay una cosa que se llama educación y saber estar. Si a uno no le gusta lo que lee y no tiene relación con el autor, a cuento de qué viene esa crítica. En una red social, en Literautas, conocí a un tipo muy pagado de si mismo que encontró en la crítica destructiva su particular forma de darse a conocer. Sus textos no eran gran cosa, típicamente pretenciosos. Pero sus críticas eran de la clase "Es tan malo que no pierdo el tiempo en aportar mi corrección". ¿Eso qué es? El autor merecía su respeto y yo sí encontré el tiempo de exponer los errores que vi, razonando y diciéndole por qué. Nunca se puede criticar o corregir de manera genérica. Si se hace tienes que explicar, razonar, dar opciones para solucionarlo... Un fuerte abrazo y no dejes que esos lectores tóxicos te amarguen la escritura. Tú avanzarás, ellos no.

      Eliminar
  16. Un placer conocer un poco más a Grisel, a la que sólo conocía por las correcciones de las obras del Tintero. Demuestra tener las ideas claras y el carácter fuerte jaja. Respecto al tema de las críticas, a todos nos gusta que nos regalen los oídos pero la única forma de aprender es que quienes nos leen sean sinceros en sus impresiones aunque de principio puedan herir nuestro orgullo. Creo haber aprendido bastante poco de los halagos y sí mas de las correcciones. Eso sí el respeto es parte fundamental de la crítica, o acabará produciendo el efecto contrario, no falta por las redes quien parece que más que emitir opiniones proclama dogmas. También los hay como he leído en algún comentario quienes utilizan la crítica para descargar sus frustraciones, y nos toca saber distinguir cuando en una crítica hay fondo o sólo fachada.
    Un abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge. Exacto. Una crítica hay que agradecerla, dado que es mucho más dificil que decir que el relato es el mejor del mundo mundial. Pero el autor agradecerá siempre si la crítica va más allá de un me gusta o no. ¿Te ha parecido que el inicio es demasiado descriptivo? ¿Los diálogos forzados? Eso es lo que significa una crítica constructiva, no limitarse a echar un relato por tierra. Pero como dices, se aprende mucho más de la corrección que del halago. Recuerdo una red llamada Borradores, corrígeme aunque no me equivoque. Creo que fui el último en participar, pero te aseguro que es donde más aprendí y suelo acudir a los comentarios que me hicieron para recordar sus enseñanzas. Si te interesa, búscala en Google, te va a sorprender el nivel de corrección que se realizaba. Un abrazo!!

      Eliminar
    2. David disculpa... ya sé que estás muy liado. He intentado buscar la red de Borradores y no la encuentro, si lees este comentario ¿podrías poner un enlace a ella o dirección por favor? Me interesa.
      Un fuerte abrazo amigo David.

      Eliminar
    3. ¡Ahí va! El enlace es a las correcciones de uno de mis relatos EL JARRÓN DE CRISTAL. No creo exagerar si digo que la corrección de Óscar, nunca supe su apellido, es lo que más me ha enseñado sobre narrativa. Te dejo el enlace. Todos los texto aparecen en su versión original y si haces clic en la palabra TALLER, justo debajo del título, accedes a la corrección. Tengo unos cuantos allí. Un abrazo.
      https://www.borradores.es/taller/el-jarr-n-de-cristal

      Eliminar
    4. Ya voy pallá
      Gracias por sacar tiempo y responderme amigo David.

      Eliminar
    5. Leído
      ¡Madre mía! Lo que has tenido que aprender con estas magníficas y acertadas correcciones.

      Eliminar
    6. Pues la verdad es que sí. Y es una pena que esa red haya quedado criogenizada por la falta de participación. Parece que al final solo quedé yo para apreciar el tesoro que contenía y eso nos lleva a ese orgullo malentendido de quien apenas comienza a escribir. Un abrazo!

      Eliminar
  17. Hola David, qué gran entrevista, me ha gustado mucho leer a Grisel y todos los consejos que ha aportado. Desde luego, tiene las ideas muy claras.
    Coincido con ella en que la calidad literaria debe de ser mínimamente aceptable, hay personas que ni se molestan en cuidar las faltas de ortografía en sus publicaciones.
    Muy interesante entrevista!! Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Ese frase de que con cada relato se gana y se pierde un lector es lapidaria. Siempre se nos va a escapar alguna coma o tilde y más cuando escribimos en el ordenador o directamente en el editor de blogguer, debemos acostumbrarnos a repasar nuestras publicaciones. Me alegra que te haya gustado y te deseo unas felices vacaciones en Disneyland. Un abrazo!

      Eliminar
  18. Qué fácil es aprender cuando se lee en tu blog, David. Agradecidos quedamos todos.

    Una curiosidad: ¿Grisel actualmente vive en Chile? ¿Dónde se dio esta conversación?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julio David. Me alegra que me lo preguntes porque eso significa que hemos logrado el tono conversacional que pretendíamos. La conversación fue un triste envío de preguntas, recepción de respuestas y edición para recrear la conversación. Y sí, vive en Chile. Un abrazo!!

      Eliminar
  19. Estupenda entrevista, he disfrutado leyéndola y conociendo a Grisel. Muy interesante todo lo que nos ha contado, un aplauso para el entrevistador y la entrevistada. Ahora me voy a poner una taza de café que me habéis dado envidia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mer Mer. A disfrutarlo con una buena lectura. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  20. Muy interesante la entrevista. La sociedad actual nos ha metido en el subconsciente la necesidad de conseguir nuestras metas pero nos exime de la obligación de intentarlo. Creo que muchas vocaciones en el tema de la escritura se han frustrado tanto por convertir la literatura en un club cerrado para los amiguetes, es indigno la prevalencia que hay actualmente en las librerías de personajes del famoseo, como por convertir el hecho literario en el hecho impreso. La mentira de que solo lo impreso es literatura todavía circula entre la población y frustra mucha vocación literaria en ciernes que no cree poder llegar a la meta de la notoriedad impresa. Lamentablemente a pesar de Internet y las posibilidades que ofrece no podemos romper esa cadena con el público, ni ese elitismo intelectual en el que siempre ha vivido la literatura "no vaya a ser que se degrade por su excesiva democratización".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, doctor. ¡Cuántos e interesantes temas apuntas en tu comentario! Y la verdad es que coincido bastante. Parece que actualmente es bonito decir que "tengo el sueño de...", pero no sudar sangre para intentarlo. Por no hablar de los famosetes de turno, ayer vi una revista en la que se anunciaba que la Sara Carbonero estaba escribiendo un libro, pues fíjate que bien. Otro presentador que se une a la lista de presuntos escritores. Siempre digo que la vía más rápida para que tu libro se venda es hacer alguna bobada que se vea en internet o salir en la tele. Y parece que a todos esos les atrae ese postureo intelectual de quien ha escrito algo y a las editoriales les seduce que alguien lo compre porque es de un famoso. Personalmente, me niego a comprar ni un solo libro de ningún famoso hasta que me haya demostrado que se lo toma en serio, como por ejemplo Pérez Reverte que era un famoso corresponsal de guerra, pero ha demostrado sobradamente su compromiso.
      Es penoso que tantos buenos escritores suden tinta para alcanzar un simple me gusta, pero es lo que hay. Esto no deja de ser un negocio y, lamentablemente, se lee muy poco y se compra mucho menos. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  21. David has hecho una gran entrevista, y nos has dado a conocer a Grisel, parece ser una gran persona que tiene las ideas muy claras y es capaz de corregir y aconsejar a quien quiere aprender. Yo se que cometo muchos errores y estoy dispuesta siempre a aprender de ellos. Además no me molesta nada que me los comuniquen al revés, lo agradezco mucho, y no me enfado, me gusta que me los comuniquen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. La escritura tiene una fase de puerta cerrada y otra de puerta abierta para que otra persona vea lo que nosotros, como creadores, somos incapaces de ver. Y solo así se avanza. Esa es la actitud. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  22. Una entrevista muy interesante, nos das a conocer con detalle a Grisel y todo su trabajo en este mundo de la escritura. La forma en como nos cuenta como realiza su trabajo con los escritores nos ayuda a entender lo difícil que es el análisis de una obra en concreto. Lo que está claro es que esto de escribir no es fácil, y como Grisel dice caemos en muchos errores ( lo de las comas es algo que en mi caso me trae por el camino de la amargura)y deduzco también por la entrevista que debemos ser mas humildes y dejar que nos critiquen que eso es enriquecedor.
    Gracias a los dos por esta entrevista, un gusto leerla y compartirla.
    Un abrazo David.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. Nadie nace enseñado, aunque en esto de la escritura siempre he pensado que sucede como con los chistes. Hay gente que tiene la gracia de saber contarlos y gente que no. Pero también pienso que quien no tiene ese don suele dejar de escribir pronto, no siente placer y de esa forma es una moda que le pasa rápido. Pero quienes lo tienen, contar con la ayuda de otros ojos es algo impagable para depurar la técnica. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  23. hola! estas buhas tambien tiene la chimenea prendida y la taza de cafe es infaltable, gracias por tu fantastica reseña que hemos conocido a una persona excepcional, nuestras felicitaciones a Grisel, toda una reseña entrevista de lujo!! gracias, se aprende siempre un poco( en nuestro caso mucho!!) saludosbuhos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, búhos. Me alegra haberos acercado a Grisel y, desde luego, os recomiendo que paséis por su blog, CAFETERA DE LETRAS. Uno de esos en los que te puedes perder horas y horas navegando por sus publicaciones. Un abrazo!

      Eliminar
    2. Estupenda entrevista, la he disfrutado mucho David, un abrazo feliz!

      Eliminar
    3. Gracias, Carmen. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo!

      Eliminar
  24. ¡Interesante entrevista! Me ha gustado conocer mejor a Grisel R. Núñez. ¡Un saludo, amigo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu huella en el blog con un comentario. Y si te ha gustado puedes compartirlo en tu espacio social utilizando los botones sociales (las esferas enlazadas) que aparecen al inicio y al final. ¡Gracias!