TRANSFERENCIA

  
"TRASPASE DE CUERPOS", "EXTRATERRESTRES", "RELATOS DE EXTRATERRESTRES", "BLOG DE RELATOS", "BLOGS DE RELATOS", "CIENCIA FICCION", "TRANSPLANTE DE CUERPO", "EBOOK AMAZON"


   ¿Por qué buscamos vida extraterrestre? ¿Qué respuestas esperamos que nos den? Tarde o temprano tendremos que planteárnoslas porque, tal vez, sea la única manera de que podamos estar preparados para su llegada.

   Y, quizá, podamos tener alguna oportunidad.



TRANSFERENCIA

  El señor y la señora Newman llegaron a la clínica cogidos de la mano. Cuando los sensores térmicos les detectaron, enviaron un impulso eléctrico al vidrio orgánico de la puerta. Este se contrajo para dejarles pasar. Lucía sintió un escalofrío que la paralizó y humedeció sus ojos.

  —Cariño, ¿entramos? —dijo su marido mientras le secaba la mejilla.

  —Sí —respondió—. Supongo que sí.

  —Solo nos informamos, ¿de acuerdo? No tenemos… no tienes por qué decidirlo ya.

  Un fresco olor a rocío de la mañana los recibió. Las paredes proyectaban imágenes en movimiento de una selva paradisíaca. Helechos verdes virtuales se mecían entre los árboles, de cuyos troncos se descolgaban enredaderas y lianas. De fondo se escuchaba un canto de pájaros, el siseo del viento e, incluso, el eco lejano de una cascada. En el suelo, un río imaginario formaba ondas al contacto de sus pisadas.

  La recepcionista de melena rubia y ojos azules los observaba con una sonrisa tan blanca como el elegante traje de americana y pantalón que vestía. Después de anotar sus datos personales los acompañó a una sala de espera con la misma decoración. Les ofreció una bebida. El señor Newman pidió un café. Lucía rehusó con una sonrisa forzada.

  Se acomodaron en unos asientos situados a su izquierda. A su derecha se encontraba un hombre orondo y calvo con unas gafas de conexión a Meganet. Sonreía y gesticulaba. Lucía se recostó en el respaldo y su marido pasó el brazo tras ella, abrazándola por el hombro.

  —¡Los vídeos de estos xenitas son increíbles!, ja, ja, ja —dijo el obeso mientras cerraba el puño—. Lástima que los gliesianos hayan ocupado Xena y ya no se puedan comercializar.

 —Sí, es una pena —dijo Víctor Newman sin muchas ganas. Lucía permaneció en silencio contemplando el movimiento artificial de las ramas en las paredes.

  El hombre dejó las gafas sobre el asiento y se levantó. Recorrió la sala con la vista en el suelo, recreándose en las ondas que se producían con sus pisadas.

 —En realidad, esos «ositos de peluche» tampoco servían de mucho. Ni ellos, ni los demás —continuó diciendo mientras se acercaba al matrimonio—. ¿Saben? Llegué a pensar que contactar con extraterrestres era una pérdida de tiempo. De acuerdo, los zorquianos nos han enseñado a movernos por el espacio, pero eso ¿en qué beneficia al hombre corriente? Menos mal que llegaron los sirianos… ¿Los han visto de cerca?

  —No. La verdad es que no. Solo a través de los medios de comunicación —respondió el marido con el mismo tono desganado que antes—. Dicen que todos presentan el mismo aspecto.

  —Son impresionantes. Ellos sí ofrecen lo que esperábamos de los alienígenas.

  La recepcionista regresó con el café del señor Newman. Después se acercó al hombre orondo y le comentó que el quirófano estaría preparado en diez minutos. Lucía, al escucharlo, se incorporó. Cuando volvieron a quedarse solos le preguntó:

  —Entonces, ¿van a transferirlo hoy?

 El hombre tardó un instante en responder. Permanecía embebido en la figura de aquella rubia que marchaba por el pasillo, regocijado en el movimiento de sus caderas y de sus piernas.

 —Sí, por fin —dijo cuando la perdió de vista—. Desde que el gobierno autorizó las transferencias comencé a ahorrar. Me ha llevado cinco años pero conseguí reunir el dinero.

 —¿Qué enfermedad padece? —preguntó Lucía.

 —¿Enfermedad? —El hombre se tocó la barriga—. No tengo ninguna. ¿Les parece poco este cuerpo? —siguió diciendo mientras movía el brazo frente a sí, remarcando su calvicie, la papada, la dentadura descuidada, el cutis seboso de granos y marcas, las piernas patizambas…

 En ese instante, entró un joven cuya bata blanca acentuaba el bronceado de su piel y el tupido cabello negro.

  —¿Los señores Newman? Soy el doctor Fausto, su agente sanitario. Síganme —dijo acompañando la invitación con una sonrisa radiante.

  Víctor apuró el café y buscó con la mirada una papelera donde arrojar el vaso de plástico. El agente sanitario le indicó, con un leve movimiento de cabeza, la situada en una esquina. Lucía, ya de pie, se alisaba el vestido.

  —Que les vaya bien —les despidió el obeso que volvió a colocarse las gafas.

  —Igualmente —respondió Lucía.

  —De eso no tengo ninguna duda.

***

(Inicio del relato Transferencia, incluido en el libro LOS DEMONIOS EXTERIORES)

  Vale, ya sé que me odiáis cuando os dejo con la miel en los labios, pero alguna promoción tengo hacerle al libro. Espero sepáis perdonármelo. Si os ha gustado y queréis leer la continuación podéis haceros con un ejemplar en Amazon. Basta con hacer clic AQUÍ



¡Saludos tinteros!  

Comentarios

  1. Pues sí, David, exactamente con la miel en los labios me has dejado, muy interesante comienzo, en tu línea, además, planteando la situación para sorprender al lector en cuanto se pone cómodo durante el relato... esta vez con el frenazo se quedará con tantas ganas de seguir leyendo como yo. ¡Enhorabuena por el libro!

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja,ja, David, pues eso, hay que hacer promoción del libro ya que está en el mercado. Bueno a mí no me has dejado con la miel en los labios porque tengo la suerte de tener tu libro y desde luego lo recomiendo sin ninguna duda. ¡Es muy bueno!
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Pues sí, para uno que tengo, je, je, je... Un fuerte abrazo y gracias por la recomendación!

      Eliminar
  3. Síii me dejaste con la miel en los labios como tú dices jajajaja.

    Te felicito por el libro, amigo David.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  4. Te odiamos, pero poco.
    Felicidades por el libro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macondo. Ja, ja, ja... Un abrazo!!

      Eliminar
  5. David, me has picao. Buscaré tu libro y me haré con él.
    Un abrazo y besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Éowyn. Espero que te guste si tienes ocasión de leerlo. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  6. Es uno de mis relatos preferidos de tu libro David. Te vuelvo a dar la enhorabuena compañero, y un abrazote, de los grandes, de propina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. Un fuerte abrazo querida amiga!

      Eliminar
  7. Felicidades por el libro David. Con la miel en los labios me has dejado, ya tengo abierto el link de Amazon, para solucionarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vicenta. Espero que te guste si tienes ocasión de leerlo. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  8. Te vuelvo a felicitar por el libro, David. Además abarca un tema que de solo nombrarlo emociona y nos expande la imaginación, como es la vida extraterrestre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julio David. La verdad es que la ciencia ficción en general, y el subgénero de extraterrestres es una narrativa que te permite una libertad grande para imaginar historias. Un abrazo!

      Eliminar
  9. A mí no me has dejado con la miel en los labios porque era rica miel ya me la comí hace tiempo, jajaja. En todo caso, esta lectura me ha devuelvo a la boca de la memoria ese rico sabor que tanto me satisfizo. Reconozco, sin embargo, que he llegado a creer que estabas reproduciendo todo el capítulo y me he quedado con una sensación parecida al coitus interruptus. Aun así, he vuelto a disfrutar de su lectura y a admirar tu extraordinaria forma de relatar una historia de ciencia ficción que, con un derroche de naturalidad y con un despliegue de pequeños detalles, la hacen especialmente amena.
    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. Te agradezco muchísimo tus palabras y lectura. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  10. Como muchos otros de tus comentaristas y amigos blogueros, yo tampoco me quedo con la miel en los labios.
    Un relato genial, de un libro genial. Aunque yo considero al libro una novela y este, un capítulo de ella. Para mí, tiene unidad, una trama común y una continuidad que da cuerpo a todo el conjunto. Por no hablar del final...
    Bueno, qué te voy a decir que tú no sepas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. La reseña que hiciste del libro es algo que nunca olvidaré y que tengo muy a mano en momentos de flaqueo. Un fortísimo abrazo!

      Eliminar
  11. ¡Felicidades por el libro, David! Ya el título es una flecha direccional, como los indicadores de las calles, para que uno no se pierda.
    No digo que haya disfrutado de tu relato, desde las primeras líneas me ha atrapado, he sentido frío y la emoción del miedo se me ha disparado y ha ido creciendo con cada palabra. ¡Qué decirte cuando lo has cortado de manera tan brusca!

    ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Pilar. Me alegra que te haya atrapado este fragmento y lamento haberte dejado a medias, pero la promoción de un libro independiente cuenta con poquitos recursos. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  12. Cierto que como otros de los compis que han comentado antes que yo, no me dejaste con la miel en los labios porque me regalé tu libro ;) Ya te dije que aunque leo poca ciencia ficción, tu libro de relatos es muy bueno, tienes una imaginación desbordante. Felicidades compañero.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conxita. Me alegra que te gustara y te resultara entretenido. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  13. Es una gran introducción y lo que se adivina tras ella es un argumento original, un terreno quizás inexplorado. Yo no he leído tu libro pero espero poder subsanarlo. La ciencia ficción bien escrita es siempre grata de leer, sobre todo para un asiduo de Asimov como yo. Felicidades por el libro David. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge. Este es el inicio de uno de los relatos que lo componen. El libro avanza a mediante historias independientes pero integradas en la trama general. Un abrazo!

      Eliminar
  14. He de decir David que a mí sí me ha picado la curiosidad, y ya he puesto remedio. Ya tengo tu libro y ahora a leerlo, ya te iré contando.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mer Mer. Espero que te resulte, sobre todo, entretenido y desde luego que te agradeceré tu sincera opinión para bien o para mal. Un abrazo!

      Eliminar
  15. Yo conozco el final, pero me lo callo, jaja.
    Saludos, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gerardo. Y yo que te agradezco que no lo hagas, je, je, je... Un abrazo!

      Eliminar
  16. ¿Y yo por qué no he leído tu libro todavía? Yo, de verdad, no sé donde tengo la cabeza. Desde luego, que lo que me has dejado leer me parece una nueva genialidad de las que sólo puede urdir tu mente.
    Un besote. Jo, me has dejado... así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macarena. Ojalá fuera así, con que resulte una lectura entretenida me doy por más que satisfecho. Un abrazo!!

      Eliminar
  17. Me has dejado con la miel en los labios, pero no tanto porque tendré la ocasión de leer tu libro. No tardando mucho. Se lo regale a mi hijo pequeño estas navidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba, Carmen, me dejas sin palabras que hayas elegido el libro como regalo de navidades para tu hijo. Un abrazo!!!

      Eliminar
  18. Todos los recursos son buenos para promocionar un libro... aunque dejes a los lectores con sabor a poco.
    Felicitaciones por la publicación, David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirella. Te agradezco la comprensión. Por un lado me da bastante reparo, pero por otro me digo que los meses dedicados se merecen un poquito de promoción de vez en cuando. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  19. Jaja, dí que sí, David, oye no te lo vas a creer pero conforme leía tu relato y todos esos nombres de los extraterrestres me he acordado de la Guerra de las Galaxias, pero sin guerra, claro, ahora estoy enganchada, estoy viéndola en ordeeeeen, no en la Orden, jaja, bueno chico que seguirá con esta transferencia que tiene que ser la pera (no solo para el ceboso protagonista) Muaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eme. Pues no me importaría que estas historias tuvieran un 0,0000000000000000000000000000000000001% de la repercusión que tiene Star Wars. Este relato de hoy es uno de los incluidos en el libro, son diez historias independientes pero entroncadas en el mismo universo temporal. Un abrazo!!

      Eliminar
  20. Uffffff!, no se cuantas cosas me he imaginado que debe ser una transferancia,... en fin,... hoy mismo asalto la colmena ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Norte. El dibujo puede darte una pista, je, je, je... Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  21. ¡Ay! Sí que me has dejado con la miel en los labios. Reconozco que no soy mucho de ciencia ficción pero has conseguido intrigarme. Voy a ver si lo consigo y seguro que no me decepcionará. Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Espero que te guste si tienes ocasión de leerlo. Es de ciencia ficción pero, creo, bastante ecléctica. Hay historias de terror, de detectives, más metafísicas... pero en general, quitando algunas ambientaciones, son historias bastante terrenales. Un abrazo!!!

      Eliminar
  22. Hola David, la verdad cogeré el libro de nuevo porque con mi memoria de pez, no me acuerdo del desenlace.

    Un poco de publicidad nunca viene mal;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lola. Tampoco viene mal tener memoria de pez, así siempre podemos volver a sorprendernos con cada lectura. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  23. Hola David, te felicito por el libro y por la forma de publicitarlo a través del blog, reconozco que no lo compré ya la literatura de ciencia ficción no es precisamente de mi gusto.
    Un abrazo y suerte con el libro.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. Tranquila, te lo perdono, je, je, je... En serio, dado que me sigues desde los tiempos de EL REINO ROBADO, de hecho, creo que eras la única que me leía en aquel blog debería enviártelo gratis. Un fuerte abrazo!!!

      Eliminar
    2. Hola otra vez David. lo del libro lo dejo a tu elección, y lo que si es cierto que mucho cambió tu blog desde entonces, mírate ahora con la cantidad de gente que te comenta, te felicito.
      Otro abrazo
      Puri

      Eliminar
  24. Sí que es odioso que nos dejes a la mitad de una historia, pero en este caso a mí plin, porque tengo el libro y sé cómo acaba. ¡Ja!
    (A ver si lo termino y hago la reseña)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paloma. ¿Le harás una reseña? Jo, muchas gracias, de verdad. Estaré encantado de leerla cuando llegue y por supuesto no te cortes en ser crítica con el libro en los aspectos que no te hayan gustado. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  25. Me parece muy buena la idea promocional David. Yo tengo tu libro y, por supuesto lo recomiendo, tanto a los aficionados a la CiFi, como a los que simplemente lo son de lo bien escrito. Y además, recomiendo leer la entrada que escribiste sobre la gestación de los relatos. Otra gran idea.
    Un fuerte abrazo, fenómeno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isidoro. Te agradezco la lectura y tus palabras. Eres un amante del género de la ciencia ficción y desde luego valoro mucho tu opinión.
      Creo que es más honesto publicar parte del contenido que la simple publicación anuncio que ofrece tan poco al posible lector. De esta manera se ofrecen más elementos de juicio para saber si te interesa la historia o no. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  26. Escribir un libro
    Es algo maravilloso dicen!!!!Es como hacer nacer un hijo
    Lleva meses crearlo
    borrarlo
    entenderte
    seguirlo...
    Te felicito
    Un abrazo desde cas la noche en Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Recomenzar. Pues sí, la verdad es que fue una experiencia tan agotadora como fascinante. Un abrazo!

      Eliminar
  27. Autospamearse o morir, David, ese es el lema que debemos aplicar los escritores y bloggers hoy en día jajaja.
    Como dudo mucho que estemos solos en este universo, me voy preparando con las historias que nos vayan contando de ellos, que seguro que no andan desencaminadas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sofía. Te aseguro que la tarea de promoción es lo que peor llevo de todo ese proceso de la autopublicación. Publicar un enlace diciendo lo chachipiruli que es el libro me parece una chorrada, tanto como capturar una pantalla de Amazon cuando el libro está en los primeros puestos de esa clasificación de los más vendidos.
      Creo que la única manera de intentar convencer es mostrando tus relatos o extractos del contenido, al menos para alguien desconocido. Un abrazo!!

      Eliminar
  28. Bueno amigo David... Me dejaste los labios llenos de miel y muy pegajosos. Aún estoy relamiéndomelos... Te felicito por haber escrito tu libro y te deseo mucha suerte con su promoción amigo. Sé que conseguirás muchos lectores, tu forma de escribir engancha y crea adicción.
    ¡Un abrazo¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Humóreo. Te agradezco mucho tu comentario. A ver si leyéndote se me pega un poquito de dominio del humor, que es sin duda lo más difícil en narrativa. Un abrazo!!

      Eliminar
  29. Dale, no te me andes quejando fenómeno. Me encantó el escenario no terrícola. Da para mucho, uno puede sentarse tranquilamente a crear todo lo que le dé la gana, es lo bueno de este tipo de literatura. Casi que se siente uno Dios, en mayúsculas.

    Los tiempos cambian, colega. Yo voto por el sí a la auto promoción de la obra del autor. Por supuesto, ayuda que otros compañeros compartan (eso está hecho, ya me lo llevo yo para pasearlo un rato por el perfil de Google) y si es posible que otros también lo reseñen. Juntos somos mas fuertes, David.

    Me alegra mogollón el nacimiento de tu baby.


    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, John. La autopromoción es inherente a la autopublicación, aunque te aseguro que es la parte menos agradable. En lo que no estoy de acuerdo es en tu consideración como narrador. Tu vena es poética, pero en tus relatos, que son lo que más disfrute, tienen algo muy importante: personalidad y profundidad en los personajes. Sabes mostrar la sentimientos muy profundos y contradictorios con la visión de un poeta; pero lo narras como un narrador. En muchos aspectos me recuerdas a Carver. Un abrazo y gracias por la difusión!

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu huella en el blog con un comentario. Y si te ha gustado puedes compartirlo en tu espacio social utilizando los botones sociales (las esferas enlazadas) que aparecen al inicio y al final. ¡Gracias!