domingo, 21 de enero de 2018

EN TINTA VIVA Nº 5: LA CRIATURA CUMPLE 200 AÑOS

"BLOG DE RELATOS", "BLOGS DE RELATOS", "MARY SHELLEY", "FRANKENSTEIN", "VILLA DIODATI", "POLIDORI", "SUE GRAFTON", "ABECEDARIO DEL CRIMEN", "LOS PEQUEÑOS MACABROS", "NOVEDADES DE LA RAE", "APOROFOBIA", "CLIQUEAR", "CONCURSOS LITERARIOS", "BLOGS LITERARIOS", "LADRONES DE TUMBAS", "GALVANISMO", "POSTUREO"


    Siendo Frankenstein una novela fascinante, quizá nos encontramos con uno de esos casos en los que los detalles y circunstancias de su escritura son tan interesantes como la propia obra. De hecho, solo con fijarnos en la edad con la que Mary Shelley la escribió lo primero que nos asalta es ¿cómo una joven de dieciocho años pudo concebir algo así? Un pequeño vistazo a su vida no solo nos dará la respuesta, sino que nos hará comprender que esta historia solo podría haberla escrito ella, de una manera casi inevitable. También hablaremos un poquito de Sue Grafton, la escritora del Abecedario del crimen que nos dejó el pasado diciembre. En ese mismo mes la RAE ha actualizado el Diccionario, ¿os apetece conocer de qué  nuevas palabras disponemos para escribir? Una lista de concursos literarios y nuestra bloguera de oro del mes completan el EN TINTA VIVA de este mes.

¡Comenzamos!



    El uno de enero de 1818 nació una criatura de entre los muertos. De Frankenstein o el moderno Prometeo aparecieron quinientos ejemplares en las librerías, pero en la portada de esa primera edición no aparecía ningún autor. Sí constaba un prólogo del poeta romántico Percy B. Shelley. Eso, y el hecho de que el poeta le hubiera enviado un ejemplar a Sir Walter Scott hizo que este pensara que él era el autor y así lo mencionó en una de las primeras reseñas de la novela aparecida en la revista Blackwood.

   Hubo que esperar a la segunda edición en 1823 para que el nombre de su autora recibiera el merecido reconocimiento a su obra y talento. Desde ese momento, Mary Shelley dejó de ser solo la reliquia (como así se consideraba ella misma) de su madre Mary Wollstonecraft, la hija del célebre pensador William Goodwin o la esposa de Percy B. Shelley.




EMPRENDER ESTE DESAFÍO

  El verano de 1816 fue desapacible. Un año antes el Tambora, un volcán de Indonesia, había entrado en erupción y durante ese año la ceniza cubría los cielos de Europa. Ello provocó unas bajas temperaturas y más en Suiza, que tiene un clima ya de por sí inestable. Pese a ello, ese fue el lugar que eligió Lord Byron, en compañía del doctor Polidori, para pasar el verano, reservando al efecto una mansión, Villa Diodati, al lado del lago Leman. Cerca de allí, en la Maison Caphuis, se alojaban Percy, Mary y la hermanastra de esta, Claire Clairmont. ¿Una curiosa coincidencia? No tanto.

  Pese a que los Shelley conocían y hasta cierto punto tenían amistad con Byron, esta tampoco podríamos calificarla como íntima. De hecho, Percy Shelley parece que no se sentía cómodo a su lado. En sus diarios dejó escrito: “Odio la vida social y Lord Byron es siempre el núcleo de lo más irritante y detestable de ella”. Por tanto, ¿qué les llevó allí? Pues ni más ni menos que Claire, quien no solo había tenido una aventura con Byron, sino que además estaba embarazada de él. Y es que la hermanastra de Mary digamos que era insistente en querer conquistar el corazón del poeta. Hasta tal punto Byron se sentía agobiado por ella que llegó a definirla como “un poco demoníaca”. En una carta escribió de ella: “¿Qué puedo hacer?... Cualquier cosa que le diga volverá a buscarme, o incluso llegará a mis destinos antes que yo y la encontraré allí”.

  Pero dejemos el cotilleo y volvamos a esas noches de lecturas al calor de una chimenea. Bueno, y también al generoso consumo de láudano, una sustancia opiácea. La intensidad de aquellas sesiones debió ser digna de verse. Lecturas de historias de fantasmas a cargo de Percy, que tenía fama de leer con una dicción mágica; conversaciones acerca de las teorías de Erasmus Darwin sobre la creación de la vida, los resurreccionistas, el láudano... Para que os hagáis una idea del ambiente de esas noches fijaos en este episodio relatado por el médico de Byron, John Polidori, en sus diario:

"Una noche en la que Byron empezó a hablar con un tono fantasmal y recitó una parte de Christabel, de Coleridge, la parte en que habla de los pechos de la bruja. De pronto, se hizo silencio. Shelley temblaba, se agarró la cabeza con las manos y salió corriendo de la sala. Le tiramos agua en la cara y le hicimos aspirar un poco de éter. Había estado mirando a la señora Shelley y de pronto pensó en una mujer que había visto una vez, de la que se decía tenía ojos en vez de pezones. La imagen se había apoderado de su mente hasta espantarlo. Salió corriendo de la sala para sacársela de la cabeza”. 

  Casi nada, ¿verdad? Bueno, pues con ese panorama, Lord Byron propuso que cada uno escribiera una historia de fantasmas. Ese fue el desafío que esa noche decidió emprender Mary Shelley y que culminaría en Frankenstein. 

   Algunos afirman que el escritor no inventa las historias, son ellas las que eligen al escritor. Desde luego, si tomamos a Mary Shelley debemos concluir que eso es una verdad como un templo. Y ello pese a que la idea de la criatura tardó en asomarse a su mente. Pasaron días y semanas hasta que supo comprender que solo bastaba con “describir al espectro que acechaba la almohada”.

UN SUEÑO PARA CREAR UN MONSTRUO



   Así describe Mary Shelley, el sueño primigenio que culminó en Frankenstein. Pero los sueños no son azarosos, son la manera que encuentran nuestros demonios más escondidos para salir a la luz.  Y en ese sueño salieron los suyos. El perfecto resumen de su novela. ¿Diseccionamos el sueño?

EL OBJETO ARMADO

  La relación de Mary Shelley con la muerte se inició bien pronto. De hecho, a los diez días de su nacimiento. Mary Wollstonecraft Godwin, su madre, la venerada pensadora y figura destacada del incipiente feminismo falleció un “un diez de septiembre, domingo. A las ocho menos veinte…”. Así lo recogió en su diario William Godwin, el padre de Mary. Culto, anarquista e ilustrado, tenía sin embargo una curiosa costumbre: las reliquias.


  Mary Wollstonecraft falleció como consecuencia de una hemorragia que no cesaba desde el parto y de la fiebre puerperal provocada por el poco hábito de los médicos de esa época para lavarse las manos. Tras los cinco días de velatorio, William Goodwin encargó una máscara mortuoria y le cortó un poco de pelo. Para él, “las reliquias influyen sobre mi mente y poseen la virtud que los indígenas le atribuyen a los restos del que matan. Me confieren poderes y sensaciones, también el espíritu de su anterior dueño”. Esta costumbre por conservar una reliquia del fallecido la heredó Mary. De hecho, cuando en 1823 falleció Percy B. Shelley, ahogado en el mar, decidió conservar su corazón envuelto en uno de sus poemas, Adonais. Un corazón que conservó junto a otros restos de sus tres hijos muertos. No es extraño que Mary pensara que para que un cuerpo volviera a la vida, antes habría que juntar de nuevo las piezas.

  La muerte siempre estuvo muy cerca de Mary, de hecho, aprendió a leer su nombre en la lápida de su madre, en el cementerio de San Pancracio. Un lugar por el que paseaba como si fuera su casa, era su lugar de evasión y refugio, el lugar en el que se besó por primera vez con Percy B. Shelley.


EL ESTUDIANTE DE ANATOMÍA

  ¿Un estudiante de anatomía de rodillas junto al objeto armado? Hoy día nos puede resultar una imagen un tanto rara. Pero a principios del siglo XIX las escuelas de Anatomía llegaron a convertirse en un verdadero museo de los horrores. En plena ilustración, la medicina se convirtió en ciencia. El problema es que como toda ciencia necesita experimentar. Y solo existía una manera científica de estudiar el cuerpo humano. ¿Imagináis cuál? Exacto, diseccionándolo.

Lección de Anatomía, de Rembrandt

   Pero había un problema. Las escuelas de Anatomía precisaban al menos de unos quinientos al año y con los cuerpos que legalmente podían adquirir, que eran los de los condenados a muerte en la cárcel de Newgate, apenas llegaban a los cincuenta. ¿De dónde salía el resto?

  Los ladrones de cuerpos se convirtieron en un verdadero gremio organizado en el que participaban los propios médicos. Desgraciadamente, en algunos casos no se limitaban al robo de los cadáveres en los cementerios. Asesinos como Burke y Hare consideraron que no merecía esperar a que la gente falleciera para encontrar y vender un cuerpo al médico que, sin demasiadas preguntas, les pagaba.

  Esta era la razón por la que los velatorios duraban cinco días, de que en las lápidas se colocaran pequeñas caracolas u otros objetos imperceptibles con el fin de descubrir si se había profanado la tumba, o de que se contrataran observantes que guardaran el cadáver hasta que entraba en descomposición y era inservible para los médicos. Incluso se llegaron a comercializar ataúdes de metal como el acorazado de Bridgman. Eso es lo que veía Mary Shelley cuando se escapaba de casa y acudía a su lugar de refugio y evasión, el lugar en el que estaba enterrada su madre, donde leía sus libros, ensayos y biografías. Porque como decía su padre, leer a los ilustres era la manera de rescatarlos de la muerte.

LA OBRA DE UN MOTOR PODEROSO

   En Londres: Primera Sangre os hablé de que en la Inglaterra del s. XIX existían tres libros que no podían faltar en una casa: La Biblia, El progreso del peregrino de Bunyan y el Calendario de Newgate. En este último, se recogían las noticias de la cárcel, la vida y crímenes de los condenados o sus propias ejecuciones públicas. Pues bien, en el primer número de 1803 se informaba de la ejecución del asesino George Forster. Murió en la horca y, como siempre ocurría, los estudiantes de las Academias de Anatomía se llevaron el cuerpo no sin producirse un altercado con los familiares del ejecutado.

   Sin embargo, ese cuerpo no terminó diseccionado. Cayó en manos del profesor Giovanni Aldini, que era especialista en galvanismo, aplicaciones de corrientes para avivar melancólicos, diseño e iluminación de faros. En el Auditorio de Anatomía rodeó el cuerpo de Forster con láminas de zinc, cobre y plata. Después agarró unas varas y las hundió en el cuerpo, en la boca, en cada oreja… Según cuenta la crónica, la mandíbula empezó a temblar, los músculos que la rodeaban se contrajeron, se abrió el ojo izquierdo… Parecía resucitar.

   Esas exhibiciones se llamaron Danzas de convulsiones tónicas y se pusieron muy de moda a principios de 1804. Se basaban en el galvanismo, una teoría de Luigi Galvani que proponía que la electricidad podría devolver el movimiento de los músculos paralizados e incluso la vida de los cuerpos muertos. Algo que también defendió Erasmus Darwin, el padre del autor de El origen de las especies.

   Mary no solo leía el Calendario, vivía cerca de la cárcel de Newgate y, además, tuvo la oportunidad de escuchar estas teorías por boca de primeras figuras del pensamiento y la ciencia que visitaban la librería de su padre. El doctor Carlisle, Fuseli, Mary Robinson, los hermanos Lamb, Humphrey Davy (fundador de la electroquímica). Y por supuesto en las conversaciones que mantenían Byron y Shelley.


EL HORRIBLE FANTASMA, LA CRIATURA

   La Criatura no tuvo nombre, aunque se la conociera por el de su creador, Víctor Frankenstein. Como sucedía con las muestras de los museos de Anatomía en las que se mostraban partes de cuerpos normales junto a malformaciones espeluznantes. En algunos casos esas muestras eran reales; en otros, recreaciones pensadas para espantar y atraer. Sorpresa y horror. Pero todas se catalogaban con nombres como RSCHC7P998, perteneciente a la colección del doctor Hunter. Poco importaba que en realidad fuera el esófago canceroso que perteneció a una mujer fallecida, que fuera algo de quien una vez fue hija, madre o amiga. Ahora era solo una muestra deshumanizada y catalogada.

El esqueleto de Charles Byrne
  Y es que ese Londres del siglo XIX gustaba de horrorizarse. Solo así se explica el éxito de la feria de San Bartolomé, en la que era famosa por su exhibición de freaks. El público pagaba con gusto para poder contemplar a los deformes más famosos. La chica de dos cabezas, sirenas, enanos, albinos. Todo podría exhibirse para el espanto de la gente. Hubo incluso un dentista, el señor Van Butchell, que se casó con una mujer rica que en su testamento dejó escrito que podría disfrutar de su fortuna siempre y cuando ella estuviera sobre la tierra. Al morir, el buen marido decidió embalsamarla y exponerla en su casa. No solo siguió disfrutando de su fortuna, sino que además encontró una nueva forma de ganar dinero cobrando entradas para verla.

   Los freaks se cotizaban en vida, y también en la muerte. Como fue el caso del gigante irlandés, Charles Byrne. Parece ser que medía dos metros con su correspondiente envergadura. Para la época, sin duda era algo excepcional y su fama no lo era menos. Era una pieza cotizada por anatomistas como el doctor Hunter. Al morir, y pese a los deseos del gigante de que su cadáver fuera arrojado al mar, sus huesos terminaron expuestos en el Real Colegio de Cirujanos.


LA VIDA DESPUÉS DE AQUEL VERANO

   El resultado de que aquel reto literario propuesto en Villa Diodati fue el que sigue. Byron comenzó un cuento, del cual más tarde incluyó un fragmento al final de su poema Mazeppa. Shelley escribió un poema basado en experiencias de su niñez del que nunca se supo. El pobre Polidori imaginó un relato El vampiro, que no era más que Byron disfrazado. Un abusador de niñas, un engreído, el tipo capaz de arruinar una vida. Dada la triste vida de Polidori, que se suicidó cinco años después, víctima de sus frustraciones, reconozcámosle el mérito de ser el creador del vampiro moderno. Lo siento, Stocker.
El castillo de Frankenstein de Darmstadt (Alemania), Mary residió allí un tiempo. El anterior inquilino era un galvanista que experimentaba con cadáveres.

   Y por supuesto Frankenstein, del que se publicaron quinientos ejemplares aquel uno de enero de 1818. El éxito fue inmediato, no solo en las librerías. Las representaciones teatrales se multiplicaban, hasta el punto de motivar una segunda edición en 1823. La tercera, en 1831, fue más que una mera reimpresión. Mary Shelley reescribió la novela. En cierto punto dulcificó la manera de mostrar los temas y eliminó las partes más osadas para la moral inglesa. El doctor deja de ser un científico desaprensivo para ser un hombre mortificado por su osadía creadora. Elisabeth Lavenza ya no es la prima, sino una desconocida adoptada por los padres, etc… También incluye su propio prólogo y hasta un capítulo 14 en el que rinde homenaje a Don Quijote con una variante de la historia del cautivo.

    El 1 de febrero de 1851, Mary Shelley murió víctima de un cáncer. Rodeada de los fantasmas de sus tres hijos muertos, de quienes conservaba reliquias; del corazón de Percy, envuelto en su poema Adonais y guardado en su escritorio. Admirada y temida. Sola. Había sido la mujer que predijo el doctor Nicholson cuando contaba con solo diecinueve días de vida. En el estudio fisonómico (algo parecido a una carta astral pero basada en las facciones) se recogió que era alguien con “inteligencia y memoria, irritabilidad y rapidez de asociación. Alguien fuera de serie”.

  Para más información, os recomiendo estos artículos publicados en la revista MOONMAGAZINE y que Rosa Berros ha tenido la gentileza de dármelos a conocer. ¡Gracias, Rosa!

   DE FRÍO, NOCHES SIN FIN Y MONSTRUOS TERRIBLES

  SOBRE HOMBRES LOBO Y NOCHES DE FRÍO TERROR

  LOS PADRES DEL MONSTRUO. EL SUEÑO DE MARY W. SHELLEY

   


«Comencé a escribir en un momento de mi vida en el que o mataba a mi marido o mataba sobre el papel» (Sue Grafton)

Desde luego es una poderosa razón para escribir de la que nos hemos beneficiado tanto sus lectores como su exmarido. Lamentablemente, sus letras han llegado al punto final el pasado 28 de diciembre, a la edad de 77 años, tras años de lucha contra el cáncer.

 Dedicada al género negrocriminal, en 1982 publicó la primera novela de la detective Kinsey Millhone, A de adulterio, que dio inicio a la serie de novelas que se ha conocido como “El alfabeto del crimen", puesto que cada novela se inicia con una letra. Parece ser que tuvo la idea leyendo un libro ilustrado de Edward Gorey, Los pequeños macabros (1963), que incluía unas ilustraciones con 26 maneras de morir, protagonizadas por niños. Este libro, que también influyó en la iconografía de Tim Burton, comienza hablándonos de un recorrido macabro por "el abecedario más siniestro que te puedas imaginar" y desde luego fijaos en sus títulos: La A es de Amy, que rodó por las escaleras; La B es de Basil,  atacado por osos; La C es de Clara, que se consumió sin remedio… En una entrevista, afirmó que tras inspirarse en esa obra, escribió en una hoja palabras relacionadas con crímenes para comprobar que dieran para un abecedario.


   Y, por supuesto, creó a Kinsey Millhone. Según Paco Camarasa, en Sangre en los estantes, Grafton creó la primera detective profesional del género negro. Por supuesto, había bastantes mujeres haciendo de detectives, pero todas de una manera aficionada. Kinsey fue la primera en tener despacho profesional, como Marlowe. Y como él, un personaje de armas tomar, y que quizá haya influido en nuestra Petra Delicado. Esta detective nació en Santa Bárbara, ciudad ficticia, donde fue criada por una tía “que le inculcó pasión por la independencia, amor por los libros y desamor por la cocina”. Fue agente policial durante dos años pero lo dejó harta del machismo y la burocracia. Después trabajó en una aseguradora hasta que se decidió por dedicarse profesionalmente como detective.

   Alguien dijo que cuando creas un personaje para una serie de novelas es indispensable que ese personaje sea una extensión de la personalidad del escritor. Grafton nunca tuvo reparos en admitirlo.

   Además de esta serie negrocriminal escribió una novela sobre la Gran Depresión en 1967, inédita en castellano, Keziah Dane, y trabajó como guionista en cine y televisión durante quince años. La experiencia en ese medio la asqueó hasta el punto de que jamás ha permitido, y así lo ha dejado escrito en su testamento, la adaptación de sus novelas a la gran pantalla. «Este es el trabajo de mi vida, y si se lo doy a los productores de Hollywood lo van a destrozar, son como los hombres que quieren ligarse a una mujer en un bar y dicen cualquier cosa para engatusarte. Además, tampoco necesito el dinero», afirma en esta entrevista publicada en el blog MISCOLECCIONES.ORG que os recomiendo (AQUÍ) para conocerla un poco más. En una visita a la mítica librería Negra y Criminal, llegó a decirle a Paco Camarasa: «antes prefiero rebozarme desnuda sobre un lecho de fragmentos de vidrio».

   El cáncer nos ha privado de que Grafton culminara el abecedario. Se la ha llevado pocos meses después de publicar Y of yesterday. La Z se ha quedado huérfana. Como sus lectores.





    La Real Academia Española, fiel a su lema "Limpia, fija y da esplendor", presentó el pasado mes de diciembre una actualización del Diccionario de la Lengua Española. Si bien esta labor se realiza desde el 1780, la versión electrónica permite que no haya que esperar a nuevas ediciones para incorporar, añadir, suprimir o enmendar artículos y acepciones. 

  Seguro que habéis leído la incorporación de palabras como Buenismo, Posverdad, Postureo o Aporofobia. Pero en total son 3345 modificaciones y 62 nuevas palabras. Asistir al proceso de elaboración y consenso debe ser una experiencia fascinante. Imagino que aparte de criterios lingüísticos debe haber otros más ideológicos, porque si no es difícil entender cómo en la misma fecha se incorporen palabras que decía mi abuela, con otras de las que, yo al menos, solo he escuchado a raíz de la actualización. Por ejemplo, toda la vida hemos cambiado el bombín de la cerradura, ¿verdad? Pues hasta diciembre, si buscabas bombín en el diccionario solo encontrabas esta definición: "Sombrero hongo". En cambio, Posverdad se usó por primera vez en 1992 en un artículo publicado en la revista The Nation, es decir proviene del mundo anglosajón y a lo mejor se ha usado entre ideólogos o analistas políticos. Yo no lo había leído en mi vida, no sé vosotros.

  Sea como sea me ha parecido interesante echar un vistazo a algunas novedades. Este mes, las que van de la A a la C.
  • ACOSO ESCOLAR: Se adiciona esta forma compleja al artículo ACOSO para referirse a la forma de acoso en que uno o varios alumnos ejercen sobre otro con el fin de denigrarlo y vejarlo ante los demás. Así que ya no tenemos excusa para usar esta forma en vez del anglicismo Bullying.
  • ANTAGONIZAR: Nueva palabra. Ser antagonista (Discrepan o antagonizan con su política). Si un personaje protagoniza una novela, ¿otro podrá antagonizarla?
  • APOROFOBIA: Nueva palabra. Fobia a las personas pobres o desfavorecidas. El mundo de las fobias parece no tener límites. Imagino que esta fobia habrá sido diagnosticada recientemente por los psicólogos. Dice mucho de los tiempos que vivimos.
  • ATACHÉ: Nueva palabra. Del francés y se refiere a Agregado como funcionario diplomático o maletín con documentos. Que levante la mano quien haya usado este nombre para referirse a un maletín.
  • AUDIOLIBRO: Nueva palabra. Grabación sonora del texto de un libro. Desde luego, viene al pelo ahora que se está promocionando la aplicación STORYTEL, ¿casualidad?
  • BIOCIDA: Nueva palabra. En Química, Que destruye seres vivos, particularmente los perjudiciales para el ser humano. Aplicado a una sustancia o producto. No sé por qué se añade para los seres humanos, cuando creo que somos nosotros los mayores biocidas de la Tierra.
  • BIOENERGÍA: Nueva palabra. 1. Energía obtenida a partir de la biomasa. 2. En psicología, Terapia que busca el equilibrio de la persona a través de su energía vital. La segunda acepción me ha dejado a cuadros. La edición de libros de Autoayuda nos va a volver tontos, aunque es un negocio muy goloso. Tanto como para que el DRAE incluya esa segunda acepción que me parece una bobada. A lo mejor tengo que limpiar mi aura.
  • BOCAS: Nueva palabra. En España, coloquialmente, bocazas. ¿Hasta ahora no estaba incluida esta mítica palabra?
  • BOMBÍN: Adiciona acepción. En España, Pieza de una cerradura que se mueve cuando se introduce y se gira la llave. ¿En serio se incorpora esta palabra ahora? ¿Cómo lo llamaban los académicos?
  • BUENISMO. Nueva palabra. Actitud de quien ante los conflictos rebaja su gravedad, cede con benevolencia o actúa con excesiva tolerancia, en sentido despectivo. Nuestros políticos son maestros tanto de esta palabra como la de su antónimo, que imagino sería Tremendismo. Dependiendo de por dónde suene la corriente.
  • CALEFACTABLE: Nueva palabra. Que puede calefactarse (calentarse). Como vea esta palabra en una novela pido que me devuelvan el dinero. ¡Qué palabra más fea!
  • CHAKRA (CHACRA). Nueva palabra. En el hinduismo y algunas filosofías orientales, cada uno de los centros de energía del cuerpo humano que rigen las funciones orgánicas, psíquicas y emotivas. La verdad es que es extraño que no se haya incorporado hasta ahora esta palabra archiconocida. Lo segundo, me parece que alguno de los ponentes de esta actualización está muy puesto en cuestiones de bionenergias y cosas así, hay bastantes adiciones referidas a yoga, espiritualidad...
  • CLICAR o CLIQUEAR. Nueva palabra. ¡AL FIN! ¡EUREKA! Ya no es necesario que hagamos clic, podemos cliquear directamente. Parece mentira que hayamos esperado más de treinta años de desarrollo informático para que la RAE la incorpore. 
  • CONTAINER. Nueva palabra. Contenedor. Jo, ahora que había conseguido no utilizarla...
  • CRACKER. Nueva palabra. Pirata informático.

     Estas son las que me han llamado la atención de las que van de la A a la C. ¿Qué os parecen? ¿Queda algún clásico que todavía no se haya incluido en el DRAE?




    De entre todos los concursos literarios en los que el plazo para participar finaliza en febrero de 2018 reseño aquellos en los que se puede participar mediante correo electrónico y que no presentan restricciones de participación.

II PREMIO INTERNACIONAL DE CUENTO "LAS DALIAS". Extensión entre 500 y 1.000 palabras. Hasta el 1/2/18. Premio: 3.000 euros. Tema libre. Podéis consultar bases AQUÍ

I CERTAMEN DE RELATO CORTO "TÉ CUENTO". Extensión entre 2.000 y 4.000 palabras. Hasta el 12/02/18. Premio: 300 euros. Tema: El té. Bases: AQUÍ

XXXI CONCURSO LITERARIO CIUDAD DE LOBOS "DOMINGO ADALBERTO GALLI". Hasta el 28/02/18. Tema libre. Extensión: de 1 a 3 folios. Premio: Diploma y obra de arte. Bases: AQUÍ

V CERTAMEN DE RELATO BREVE "PASIÓN POR LEER". Hasta el 28/2/18. Extensión: Entre 5 y 10 páginas. Tema: Valores del libro, cultura, bibliotecas. Premio: 1.000 euros. Bases: AQUÍ 

XVIII CERTAMEN DE LITERATURA "MIGUEL ARTIGAS". Hasta el 28/2/18. Extensión: Entre 5 y 15 páginas. Tema libre pero basado en mundo rural.  Premio: 1.000 euros. Bases: AQUÍ


Y por supuesto: EL TINTERO DE ORO. Concurso literario mensual que organizan CAFETERA DE LETRAS y RELATOS EN SU TINTA. Podéis consultar las Bases: AQUÍ.




  Los que seguís esta publicación ya sabéis que me gusta reseñar a aquellos compañeros de la blogosfera que aúnan la calidad en el contenido que aportan en su blog con la promoción y animación para la comunidad. Y este es el caso de JULIA CAMBIL quien nos comparte sus estupendos relatos en su blog PALABRAS Y LATIDOS. Gran aficionada a los refranes, en su espacio incluye una preciosa sección LOS REFRANES DE TU VIDA en los que otro compañero de la blogosfera comparte aquellos que lo han acompañado desde la infancia.

  Además de su propio blog, creó junto a FRANCISCO MOROZ la Comunidad de Google + ESCRIBIENDO QUE ES GERUNDIO, un estupendo espacio de retos literarios en el que podemos practicar nuestra creatividad y, sobre todo, pasar un rato estupendo junto a otros compañeros apasionados de la escritura. Porque internet es, sobre todo, compartir. Tanto el talento propio como el ajeno. Y desde luego, Julia es un claro ejemplo de ello.


   Y antes de terminar, aquellos que seguís el blog y hayáis publicado o autopublicado algún libro echadle un ojo al AVISO.





¡Saludos tinteros!

55 comentarios:

  1. Puras buenas autoras destacas en esta entrada, David. Incluyendo a mi tocaya, por supuesto, Julia Cambil. Y en cuanto a la actualización de la lengua, lo de Biocida me parece una genialidad. Palabra corta, simple, fácil de recordar. Bien armada. Además su significación me parece tremenda, desbordante incluso. En textos científicos se debe repetir harto, pero en los literarios debe irrumpir sí o sí. Yo por lo menos no la conocía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julio David. La verdad es que mola, incluso puede ser un apodo de villano terrible. Fulgencio, el Biocida... je, je, je. Lo que me ha sorprendido es que añada ese especialmente para los seres humanos cuando creo que no hay mayor biocida que nosotros, en fin. El próximo mes seguiré publicando las nuevas palabras y acepciones. Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Guardado para leerlo con calma.
    A Julia Cambill la enhorabuena, y a Francisco Moroz
    Y a la compañera Rosa Berros las gracias (guardo también los artículos para leerlos con calma)
    Y a ti incombustible y enérgetico David, un abrazo fuerte, la RAE debería incluir en sus nuevos vocablos el de:
    DAVID RUBIO= Nombre propio masculino. Dícese del compañero generoso y eficaz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tara. ¡Aquí estará hasta que se produzca el apagón digital! Así que cuando quieras. Y por supuesto gracias por esa propuesta para la RAE. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  3. Hola David, felicidades de corazón por este número de enero de tu revista digital que con tanto cariño y esmero has preparado. Esta tarde estuve leyendo la fantástica historia de Mary Shelley y me he quedado fascinado por el proceso creativo que le llevó a crear una joya de la literatura y de la que tantas e irregulares películas se han realizado después. Ahora he vuelto para leer con atención entre otras cosas las nuevas palabras que la Real Academia ha incluido. A mí me parece genial a pesar que en algunos foros es muy criticada la institución por incluir ciertos términos. Y es que al final, la adaptación del lenguaje nuevo o coloquial enriquece nuestra lengua e incluso nuestra manera de escribir. En lo personal, he escrito palabras en algún texto a sabiendas de que no existen o no están aprobadas, tampoco aspiro a ello, ja,ja,ja. Muchas felicidades también para Julia por su merecido reconocimiento a una imaginación desbordante, una buena escritura y por ser una gran compañera de letras. Un gran abrazo David y buena semana entrante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. La verdad es que este artículo me ha costado horrores por la cantidad de información sorprendente que encontraba en cada consulta. He llegado a reunir como ochenta páginas de artículos, biografías, notas... y ha sido un via crucis dar con el guion para poder reunirla en una extensión moderadamente larga. Aún y así no las tengo todas conmigo respecto a que no me haya salido demasiado espesa. Sin duda, esa noche daría para todo un mes de publicaciones diarias.
      Comparto contigo que la inclusión de palabras siempre es una excelente noticia. Es lo que mide la vida de una lengua. Aunque a veces es chocante lo rápido que incluyen ciertas palabras y lo que le cuestan entrar a otras. El mes que viene continuo con la D. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  4. Estupendos contenidos los de este número 5, David.
    El artículo sobre Frankestein es perfecto.
    Por otra parte, me ha encantado la mención de Julia porque también la sigo en su blog que, por cierto, me encanta porque en él plasma sus genialidades, como bien has dicho, y que realmente son muchas y muy buenas.
    Por último, me gusta que hayas traído hoy aquí el tema de las nuevas acepciones introducidas en la RAE. Coincido contigo en que algunas parecen de perogrullo y, otras, eran necesarias. Pero lo de cracker... me suena a mi a galleta crujiente Jijijijijiji
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macarena. La verdad es que me alegra tu comentario respecto al artículo de Frankenstei. He reunido tanta información que cuando me puse a escribir me costó horrores seleccionar y montar una línea de exposición. Espero que no haya resultado demasiado espesa. Y por supuesto, Julia es una compañera bloguera que se merece este pequeño reconocimiento por su labor para que la red sea un lugar interesante para todos. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  5. ¡Hola! ¡Qué estupenda entrada! No conocía mucho de la vida de Shelly a pesar de que me gusta mucho su obra ¡Qué gran trabajo! Me sorprende de algunas palabras de la RAE, por sobre todo, bocas, nunca me hubiese imaginado que no estaba incluida ya XD

    Ten una excelene semana <3

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Roxana. La verdad es que la vida de ese grupo es apasionante, tanto como Frankenstein. Si tienes ocasión te recomiendo su biografía. ¿Verdad que lo de eres un bocas es una expresión de hace lustros? A veces sorprende la rapidez en incluir unas palabras y la lentitud en otras. Un abrazo!

      Eliminar
  6. Me he leído la reseña sobre Mary Shelley casi sin pestañear de lo interesante que ha estado, conocía algunos datos pero otros son nuevos. Algún día deberíamos hacer algo parecido de forma virtual, proponer un tema y que cada uno saque un relato, seguro que sería interesante, a lo mejor para una edición especial del Tintero de Oro. Quien sabe si saldría una novela famosa jeje. Interesante entrada David, gracias por traerla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge. Cuidado con lo que deseas...je, je, je. Para esta temporada no (no me da más el tiempo) pero a partir de septiembre llevo dándole vueltas a algo parecido, o a varios "algos" a ver qué se me ocurre que nos pueda divertir a todos. Un abrazo!!

      Eliminar
  7. Menuda entrada, David, aunque ya nos tienes acostumbrados todos los meses a estos "En tinta viva"
    Genial te ha quedado el doscientos aniversario de la criatura. Ah, y muchas gracias por la mención. Eres un sol. Espero que te resultara agradable leer los artículos. A mí me gustaron mucho en su momento. Txaro y sus colaboradores hicieron un gran trabajo.
    Interesante lo de las palabras aceptadas. No entiendo lo de container. ¿Para qué si ya tenemos contenedor? ¿Es que somos snobs ahora con permiso de la RAE?
    Y muchas felicidades a Julia por ser bloguera de oro, aunque te diré que ya no lleva la comunidad de "Escribiendo que es gerundio".
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. ¡Qué menos! Me encantaron esos artículos, sobre todo el que está estructurado como un diálogo. Más de un dato de lo que recojo salió de él. Como he comentado esta entrada me ha dado muchos quebraderos de cabeza por la cantidad de datos, de relaciones entre esas figuras... Cada nueva fuente aportaba detalles deliciosos y me ha resultado difícil seleccionar y redactarlo para que no resultara demasiado denso, no sé si lo he conseguido. Hay palabras que se te meten y no hay manera. Reconozco que decía mucho lo de container, hasta que me obligué a decir contenedor y fíjate... Julia, como todos los que he reseñado y seguiré haciendo reúne esa doble característica: aportar valor con sus escritos y ayudar con sus iniciativas y compañerismo a que la blogosfera sea una verdadera comunidad. Un abrazo!!

      Eliminar
  8. Más que interesante todo lo que nos cuentas en esta entrada que he leído despacio y sin pausa y tomando varias notas. Ya me he pasado por el blog de Julia que con mucho acierto nos recomiendas. Es un placer pasarse por aquí David.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mer Mer. El placer y el honor es mío por teneros como compañeros de viaje. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  9. ¡Hola David! He leído con interés el post de éste mes, la verdad me he asombrado de la biografía de Mary Selley. ¡Cuánta imaginación a partir de reuniones en las que se relataban historias para no dormir! Hay que tener en cuenta las costumbres de la época (los médicos forenses diseccionando cadáveres) la muerte siempre presente desde su más tierna infancia, y el guardar las reliquias de sus fallecidos dicen mucho de ella.

    Ya sé que no tiene nada que ver, pero el libro que me ha hecho tener pesadillas es "Cementerio de animales" de Stephen King.

    Gracias, David por tanta y exhaustiva información. Me guardo para consultas posteriores.

    La bloguera del mes Julia Cambil la he conocido a través del TINTERO DE ORO, del que eres promotor. Me daré una vuelta por su blog.

    Un saludo cordial a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lola. Desde luego, ese grupo representa el Romanticismo con mayúsculas y su vida fue acorde con él. De los cinco, Polidori y Percy fallecieron, suicidado y ahogado, apenas cinco o seis años después. Byron con treinta... Solo Claire llegó a la vejez. Vidas intensas que se consumieron con rapidez. Unas biografías apasionantes. Y te recomiendo leer a Julia, sus relatos atrapan y se devoran en un suspiro. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  10. Excepcional artículo, David. Leí "Frankenstein" este verano, era un clásico que tenía pendiente, aunque me sonaba haberlo ojeado siendo un crío (seguro que no me enteré de casi nada). Es una novela fascinante, por todos los temas que trata, por la pasión con la que está escrita. Me llamó la atención que muchos tópicos sobre "la criatura" procedan en realidad del mundo del cine y no estén en la novela. Por ejemplo, no se menciona como el doctor le otorga la vida, no hay descargas eléctricas, ni nada. Aún cuando Shelley conociera la galvanización. Creo, pensando en la influencia del pensamiento de su padre, que está muy presente en esta obra. La incertidumbre del poder de la tecnología en manos del hombre y cómo la sociedad corrompe y es responsable última de casi todos los delitos. El monstruo es bondadoso, un ser inocente que se revuelve contra su creador y todos los que le rechazan por su fealdad. Un tema inagotable, un clásico universal.
    Felicidades otra vez por todo el trabajo de investigación y redacción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gerardo. Me ha encantado ese apunte respecto a la influencia de la película en el imaginario colectivo. Leí Frankenstein hace años y al escribir el artículo releí la parte de la resurrección para insertar un extracto. Entonces me di cuenta de que en realidad en la novela no se menciona el método para conseguirlo. Se habla de una máquina, de química... hay una referencia a un rayo y la aplicación de la electricidad pero la escena que todos tenemos en mente no aparece descrita con rotundidad. En la novela se dice que es para que no se repitan errores. No obstante, en aquella época era el galvanismo y esos experimentos la manera que se pensaba que se podría conseguir y seguro lo tuvo como inspiración... Pero es verdad que, tal cual, no aparece.
      En una biografía, he leído que la versión que nos ha llegado hasta hoy es la de 1831, no la original. Esta edición, la de 1831, fue casi una rescritura completa de la obra, en la que Mary modificó varias situaciones y suprimió teorías que trece años después de la primera edición cayeron en desuso. Eso me ha hecho pensar que, quizá, en la edición de 1818 sí se encontraba de manera más explicita. Bueno, esto es una mera opinión, por supuesto. Me alegra que te haya gustado, la verdad es que cuando acumulas mucha información cuesta seleccionar y redactar para que no resulte un texto demasiado denso. Un abrazo!

      Eliminar
  11. Hola David, que interesante todo, todo. La historia de como se "parió" la novela de Frankestein me ha parecido fascinante, que lujo de detalles para que esta autora lo tuviera en cuenta en su obra, a pesar de ello, imaginación al poder...como debió de luchar por conseguir que su nombre apareciera en su libro y no el de un autor masculino, ya me imagino algunos que en aquellos tiempos no pudiera concebir que una mujer tuviera tantos conocimientos en distintos campos de anatomía y de tecnología. Uf ha sido todo tan interesante, las nuevas palabras recogidas, yo algunas las conocía por mis estudios en biología y agricultura, aun así la de "aporofobia" me ha tocado mucho, fobia a los... ¿pobres? dios. Bueno David que puedo decirte que te lo curras, esta revista "en tinta viva" me parece ideal, para leerla en días alternos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eme. Reconozco que este tipo de entradas no se ajustan a los cánones recomendados para un blog. Pero no sé, me gusta reunir información diversa para que cada quien elija lo que más le pueda interesar, y aunque sea por acumulación resulte amena. La vida de Mary Shelley y el proceso de escritura de Frankenstein daría para todo un mes de publicaciones diarias. En cuanto al reconocimiento de su autoría, en realidad fue un malentendido de Scott, aunque también debemos reconocer que Percy tuvo mucho peso en esa primera versión en forma de correcciones, sugerencias... En algún artículo he leído que casi podría ser coautor de esa primera edición. Aunque la que nos ha llegado a nosotros es la que reescribió, esta vez 100%, Mary en 1831. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  12. Hola, David,
    Esta vez has hecho un magnífico popurrí de temas tremendamente interesantes, empezando con la gestación de la famosísima obra de Mary Shelley y las escalofriantes historias que la rodearon, como la conservación de reliquias de los seres queridos. Una personalidad como la suya tenía que generar una obra como la de Frankenstein.
    Otra vez nos has iluminado con temas tan variopintos como formativos.
    Desde aquí doy la enhorabuena a Julia Cambil por su merecido nombramiento como bloguera de oro.
    Y ya para terminar mi corta intervención y aprovechando tu amable invitación, paso a facilitarte el enlace en Amazon de mi recopilación de relatos "Irreal como la vida misma":
    https://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=Irreal+como+la+vida+misma
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. ¡El primero en animarse! Se me ha ocurrido esta posibilidad para mover un poquito a nuestros niños literarios y pensado este aviso para evitar que se me pasara alguno. A partir del próximo número añadiré el enlace. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  13. ¡¡¡¡Hola!!!!
    Esta entrada es de diez, pones un libro maravilloso, uno de mis cuadros favoritos(hice un post hace años de mis cuadros favoritos), nos dejas concursos y premias ala maravillosa Julia, a la que todos adoramos...de diez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gema. Me alegra que te haya gustado. Estas entradas son muy largas y siempre temo que me queden demasiado densas o aburridas. Humm... ¿has visto el aviso final? Si quieres que publique el enlace a tu libro coméntamelo. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  14. ¡Otra entrada de lujo, David! La parte dedicada a Frankenstein y su autora ha sido sencillamente brillante. Hay un montón de detalles que no conocía y que me han encantado. Como muy bien decías y dadas las circunstancias, nadie más que Mary podía haber escrito la novela. Tengo que enseñársela a mi marido, él también va a disfrutar un montón conociendo todos los pormenores.

    Respecto a las nuevas incorporaciones del diccionario, unas me parecen mejor que otras. Lo del "bombín" tiene su guasa porque es cierto que le hemos llamado así toda la vida. Veremos qué nuevas incorporaciones nos vas trayendo. Trato de asimilarlas, pero tres mil y pico... ¡mucho para mí! :P

    Los concursos me los guardo, pero mucho me temo que no pueda presentarme a ninguno tal y como está el patio jajajjaa. Bueno, nada nuevo para mí últimamente.

    A Sue Grafton no la conocía, pero sin duda merece la pena que lo haga :))

    Y por último pero no menos importante, ¡un millón de gracias por tu mención de mi humilde trabajo! Casi se me salen los ojos de las órbitas al ver ahí mi nombre. Ilusión, me ha hecho mucha ilusión, David.

    Un abrazo inmenso, compañero. Tus entradas de "En tinta viva" son geniales y un acto de pura generosidad. ¡Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia. Te aseguro que medito mucho a quien dedicar ese pequeño homenaje y tu lo cumples con creces, tanto por tus letras como por tu labor en hacer comunidad, y hacernos sentir a los demás como en casa. ¡Ah! Tranquila, no traeré las tres mil y pico... je, je, je. Solo las que vea más interesantes. Un fortísimo abrazo, amiga!

      Eliminar
  15. "Frankestein" es uno de mis clásicos favoritos, sin duda una novela apasionante en muchos sentidos. Mucho se ha debatido sobre la verdadera autoría de la obra, pues decían que fue el marido y no la propia Shelley el que escribió esta historia. Yo soy de las que se inclina a pensar que la idea original y la elaboración fueron mayoritariamente producto de la autora, siendo su cónyuge un posible asesor.
    En cualquier caso, el halo de misterio que envuelve esta novela en tantos sentidos creo que ha contribuido también a su celebridad. Por lo que cuentas, esta mujer de vida tan trágica se inspiró gracias al gusto por lo macabro de aquella época en la que el cielo permanecía gris. Me ha encantado esta síntesis, una vez más.
    En cuanto a la RAE, creo que, nos guste o no, hay cambios que son necesarios aceptar. El lenguaje va mudando y, siempre que no se desprestigie más de la cuenta, añadir palabras que son usadas con frecuencia o que no tienen una traducción exacta al castellano se hace indispensable.
    A Julia la conozco y me encantan sus relatos, por supuesto.
    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sofía. Creo que en la edición original, la de 1818, fue como una coautoría. Como dices, Mary ponía las ideas y Percy su experiencia como escritor. Pero en 1831, Mary reescribió la obra por completo, y esa es la versión que nos ha llegado. Esa es solo suya.
      Un idioma que esté vivo debe actualizarse, incorporar una palabra es siempre una buena noticia por cuanto incorpora un concepto, una idea que podemos expresar con palabras. Un lenguaje limitado provoca un pensamiento limitado. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  16. Creo que no te ha quedado nada en el "tintero" ;-)
    Menuda entrada recopilatoria y qué inmensa variedad de contenidos.
    De entre todo, me ha llamado mucho la atención la teoría de Luigi Galvani que proponía que la electricidad podría devolver incluso la vida de los cuerpos muertos. Alucinante.

    De las palabras añadidas por la RAE, algunas me hacen gracia como "cracker" (hasta ahora "crak" es alguien muy bueno en algo, ¿no?).

    Merecida la alusión a Rosa Berros por toda la info que posee y, finalmente, contentísima de saber que la bloguera de oro es Julia C. (dos buenas amigas blogueras, ambas).

    ¡Fantástico post, David!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chelo. Me alegra que te haya gustado. Siempre que publico este tipo de entradas temo que sean un peñazo. Rosa fue muy amable, como siempre, en facilitarme esos enlaces y de Julia ¡qué decir! Una compañera de oro. Un abrazo!

      Eliminar
  17. Menuda biografía nos ha hecho de Mary Shelley y su obra de Frankestein. ASi se un poco más a pesar de que sabia que se entrenaban con cadáveres robados en los cementerios. Sobre las palabras nuevas aprobadas por la RAE me ha hecho mucha gracia Bombin yo creia que era una palabra antigua. Y mucho que decir de la compañera bloguera Julia Cambil. La sigo desde que entré es este mundo de blogueros y me encanta leer todo lo que escribe. XE merece ese premio de Bloguera de Oro. Y en cuanto a tí nos tienes informados de muchas cosas que desconocía. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Conforme reunía información llegó un momento en que no sabía qué dejarme en el tintero, los detalles de su vida y ese verano son todos fascinantes. He sudado tinta para resumir.
      La verdad es que no sé cómo llamaban los académicos al bombín, je, je, je... Y Julia desde luego se merece este pequeño reconocimiento. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  18. Una vez más, tu revista me deja con la boca abierta. Además, este mes has dado con un personaje que me fascina: Mary Shelley. Esta mujer me parece el arquetipo del siglo romántico por excelencia, el XIX, porque tiene todos los ingredientes de aquella época. Los padres eran de libro, en la figura paterna se encuentra una característica típica, la unión de la espiritualidad (espiritismo con esas reliquias que dan tanto repelús) y un afán de ciencia (era culto e ilustrado).
    Has descrito perfectamente el problema de la ciencia en cuanto a poder diseccionar cadáveres, y todas las consecuencias que se derivaron de él.
    En cuanto a que Percy Shelley no tragara a Byron es lo más normal del mundo. El poeta era un ser insufrible. El consumo de láudano era habitual pero en las reuniones con Byron yo creo que era obligado, no se me ocurre una manera mejor para aguantarlo que estar medio narcotizado (¿se nota mucho que no trago al 'lord'?)
    En fin, podría comentarte solo de este apartado montones de cosas porque Mary es fascinante. Gracias por traerla en esta publicación.
    No voy a entrar en consideraciones a las tonterías de la RAE porque ya me tienen algo harta.
    Por último, enhorabuena a la bloguera de oro de este mes. Tengo a gala seguir el blog de Julia desde hace mucho tiempo y es una estupenda escritora. Muy merecida esta mención.
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paloma. Con esta entrada he tenido un serio problema de sobreinformación. Cada nuevo documento que consultaba aportaba un montón de datos nuevos, no solo de Mary, sino de todos los participantes de ese verano. Comparto tu opinión de Byron, y eso que no he reseñado el trato que dio a la hija que tuvo con Claire, la pequeña Allegra que falleció abandonada en un convento con apenas cinco años. O el trato burlón que profería a Polidori. Precisamente, la venganza del doctor fue plasmar la personalidad de Byron en su vampiro.
      El detalle de cómo conservó el corazón de Percy me pareció poético. Me alegra que te haya gustado, al publicarla tenía la sensación de que resultara demasiado espesa por la cantidad de datos que incluía. Pero como te digo todavía son más los que me he dejado y tan atrayentes como los que aparecen. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  19. Madre mía, cuánta información y que bien conectado lo dejas todo! Aunque me da vergüenza reconocerlo, no he leído Frankestein, pero es algo que tengo pendiente desde hace tiempo. Cuando me dio por los clásicos me dejé algunos, como Frankestein, Dorian Grey, y alguno más...pero supongo que algún día lo leeré :))
    Todo lo que explicas es muy interesante, no sabía nada sobre la vida de la autora, y ahora, viendo la influencia familiar y los pensamientos paterno y materno, no es de extrañar que fuera tan intelectual.
    Felicidades por esta entrada tan magnificamente construida!! Y felicidades a Julia!! Su blog fue uno de los primeros que descubrí y enseguida me enganché a sus entradas :))
    Besitoooossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Ese verano en Villa Diodati fue uno de los momentos más fascinantes de la literatura, tanto por lo que surgió de allí a nivel literario, como por la vida de todos ellos. Desde luego te recomiendo tanto Frankenstein, como Dorian Grey, son una delicia y aguantan muy bien el paso del tiempo. Te agradezco tus palabras porque la he sudado de lo lindo, llegó un momento que tenía la mesa llena de papeles, notas, el libro de Posteguillo, la biografía escrita por Carrson, artículos de internet... y te aseguro que no atinaba a resumirla con cierta unidad. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  20. Un post como siempre sin desperdicio David. Te lo curras de lo lindo!! Me encanta que la RAE vaya actualizando, hay palabras que ya hacia falta. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vicenta. Me alegra que te haya resultado interesante. Y sin duda la inclusión de nuevas palabras siempre es una excelente noticia, aunque algunas hayan tardado tanto y otras sean cuando menos curiosas. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  21. Me ha sorprendido mucho este numero quinto de tu revista digital ViVa. Todo el contenido es estupendo, he disfrutado la lectura tan amena de Mary Shelley muy completa e informativa. Me a encantado leer la actualización del Diccionario de la Lengua Española, me llevo anotada algunas palabras. !Felicidades a la bloguera de oro! en fin, te quedo un trabajo maravilloso!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessy. Me alegra que te haya resultado entretenida. Cuando incluyo tantos datos siempre temo que me salga demasiado densa. Una abrazo!!

      Eliminar
  22. Daviiiiiiiiiiiid!!!!!

    Eres mi ídolo blogger, ya lo creo. Te voy a comprar la formula, porque yo siempre me ando quejando de que no tengo tiempo para escribir, voy de culo siempre. Y luego llego aquí y me encuentro este despliegue que es tanto de admirar.

    Me encantó el artículo sobre Frankestein. Muy bien documentado.

    "Algunos afirman que el escritor no inventa las historias, son ellas las que eligen al escritor".

    Efectivamente colega, yo que soy poeta te lo puedo decir. Un poema llega, llega él e incluso viene cantando alto y claro en qué tipo de estrofa quiere, necesita ser contado, soneto, romance. Hasta te diré que si uno se pone un poco chulo e intenta encarrilarlo en otra avenida, entonces ya se tuerce la magia y hay que apagar la radio en lugar de subirla, como diría el vástago mas listo de Julio Iglesias.
    En narrativa son los personajes y la voz del narrador la que te putea, es como un martillito que te va recordando en diferentes momentos del día trozos del relato, escenas. Y llega un momento que hay que sentarse a contar el cuanto sí o sí.
    Pues eso, que me estás poniendo los dientes largos con la lista
    de concursos. Cada vez que tiras la edición de la revista me planteo concursar, en poesía, narrando aún me queda un trecho para estar listo.

    Abrazo largo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jonh. Te aseguro que el tiempo, o al menos un tiempo de calidad, es una guerra a la que me he rendido. Lo que sí me marco fechas e intento cumplirlas, aunque conforme avanza el año con más dificultad. Si te soy sincero no suelo compartir eso de escribir cada día. En mi caso, solo escribo cuando sale la historia en mi cabeza como un todo, desde el principio al final. Ponerme a escribir sin nada que contar nunca me ha dado resultado ni he sentido que me hiciera escribir mejor. Te animo a los concursos, empezando, por supuesto, con EL TINTERO DE ORO. Un abrazo!!

      Eliminar
  23. David te felicito de nuevo porque aunque es cierto que hay un poupurri de temas (esa palabra existe en la RAE) cada uno de ellos consigue enganchar.
    Qué bueno todo lo que has contado de Mary Shelley y de su Frankestein y yo supongo que influenciada por alguna peli en blanco y negro siento una cierta ternura por ese monstruo y es que eso también me pasa con el pobre Quasimodo y es que esas personas que parecen no encajar en ningún lugar me despiertan ternura. Me he quedado con ganas de más y los cotilleos de Byron geniales, jajaja.
    Respecto a las nuevas palabras algunas me ha sorprendido que no existieran, estoy contigo cómo llamaban al bombin los sesudos académicos y yo también era de las que me reñía por usar container y me acostumbre al contenedor y vaya ahora es correcto. Y el craker a mi más que a pirata me ha sonado a galleta ;)
    Felicitar a esa blogera del mes, la entrañable Julia y es que es una gran compañera y una estupenda escritora con la que disfruto mucho.
    Y en otro momento leeré esos enlaces facilitados por mi querida Rosa Berros, otra preciosidad de persona.

    Besos y gracias por este fantástico recopilatorio de temas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conxita. La verdad es que la vida de cada uno de las figuras que se reunieron en aquella Villa Diodati es fascinante, tanto como el tiempo en el que vivieron, luces y sombras. Cuantos más ladrillos tengamos para nuestras historias mucho mejor. Aunque es verdad es que siempre sorprende el criterio de inclusión. Imaginar cómo deben ser las reuniones de los académicos mientras seleccionan las novedades... Y por supuesto Julia se merece de sobra este pequeño reconocimiento. Un abrazo!!!

      Eliminar
  24. Creo que todas historias que rodean a aquellas maravillosas escritoras británicas del siglo XIX tienen muchos puntos en común. Puede ser Mary Shelley, las hermanas Bronte, George Elliot, Jane Austen etc.. Siempre hay una leyenda misteriosa detrás a veces con cierto toque mortuorio, un toque oscuro. Quizás el hecho de ser mujeres en un mundo cerrado para ellas, miserable y cruel les obligó a hacer un esfuerzo suplementario que solo podía conducir a la leyenda. En tiempos como aquellos la leyenda casi siempre obedecía a parametros marcados por la literatura gótica.
    Buenas incorporaciones en el diccionario, lo raro es que hayan tardado tanto en aparecer algunas expresiones tan de uso corriente junto a otras meramente coyunturales a mi modo de ver.

    Un abrazo, David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, doctor. Fue una época que transitaba entre las matemáticas y las tinieblas. Por un lado, la fe en la razón y la ciencia como sinónimo de progresos; por el otro, la idea mágica de lo misterioso, de lo que no puede ser tocado... Desde luego, dentro de las escritoras, las que mencionas en aquel período son una categoría aparte.
      En cuanto al diccionario desde luego daría alguna cosa por ver las reuniones de los académicos en plan "qué incorporamos este mes". Un abrazo!!

      Eliminar
  25. Magnífica entrada. Cuando de jovencilla me leí el libro, reconozco que me asusté. Luego vi la adaptación al cine y creo que lo pasé, peor. Con el paso de los años vi de nuevo la peli y me gustó mucho.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Éowyn. Recuerdo que vi la película de niño y nunca entendí la escena del monstruo con la niña en el lago. Luego, esa misma escena me horrorizo al pensar en lo que había hecho. Con el tiempo me cautivó al comprender que él no mataba a la niña, simplemente tiraba otra bella margarita al lago. Un abrazo!!

      Eliminar
  26. Muy útil, original e interesante tu blog. Desde ya lo incorporo a mi lista de actualizaciones. Sobre las nuevas palabras aceptadas por la RAE que comentas, jamás escuché Bombín con esa acepción por aquí (Argentina) y en cambio desde hace mucho se utiliza atache. Saludos cordiales 😁

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Neogéminis. Te agradezco tus palabras para con el blog que desde luego animan mucho a seguir. La riqueza del español es inmensa precisamente por lo que comentas. Pocos idiomas pueden contar con el privilegio de ser hablados en tantos países con una riqueza cultural tan rica. ¡Saludos!

      Eliminar
  27. Llego tarde, pero llego, David, lamento hacerlo con la lengua de fuera y a destiempo... Ando en mi mundo y me despisto, y qué rabia me da, ¡con lo que me gustan a mí estas cosas! En primer lugar porque no tienen desperdicio tus entradas, como esta en concreto sobre el mito y su autora. Me encanta que nos lo cuentes con tanta naturalidad y desparpajo, cuando en realidad detrás hay un concienzudo trabajo de investigación –me atrevería a decir policial– digna de un señor escritor, como tú eres. Sigue así, porque vale un potosí poder contar con tu experiencia. Abrazo enorme.

    ResponderEliminar

Deja tu huella en el blog con un comentario. Y si te ha gustado puedes compartirlo en tu espacio social utilizando los botones sociales que aparecen a tu izquierda. ¡Gracias!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...