jueves, 16 de febrero de 2017

PALABRA DE KING

"MIENTRAS ESCRIBO", "STEPHEN KING", "BLOG DE RELATOS", "RECURSOS PARA ESCRITORES", "TERROR", "SUSPENSE", "DAVID RUBIO SANCHEZ"


  El otro día terminé un libro de un autor especializado en el género de terror. Se llama Stephen King. Ya sabéis que uno de los propósitos de este blog es dar a conocer la obra de escritores noveles y me ha parecido interesante reseñarlo… Bueno, ahora en serio. Hablamos, seguramente, del autor de más éxito del panorama literario mundial. Que levante la mano el escritor que no desee aunque solo sea el uno por ciento de la repercusión de sus novelas. Denostado por unos, idolatrado por otros; como no podía ser menos para un fenómeno literario de su nivel.

   En su libro Mientras escribo mantiene, sobre todo, un diálogo con sus lectores, algo así como “está bien, queréis conocerme, saber cómo ha sido mi vida y cómo escribo. Pues ahí voy”.

   Y desde luego que no se guarda nada.

   
    La verdad es que me ha sorprendido su franqueza y no he podido evitar coger el bolígrafo y resumir lo que allí afirma. Sin duda, cuando un autor así nos habla de narrativa, lo menos que se puede hacer es leer y aprender.

  Pasen y lean…

«Cuando descubres que estás dotado para algo, lo haces (sea lo que sea) hasta sangrarte los dedos o tener los ojos a punto de caerse de las órbitas»

  Comienzo con esta frase del libro porque pienso que es imprescindible para comprender muchas de sus afirmaciones, de cómo concibe la narrativa y cuál es su proceso creativo para escribir una novela.

PALABRA A PALABRA

   Parece una perogrullada, pero en ocasiones tendemos a embrollarnos y olvidar lo más obvio. Escribir se hace palabra a palabra. Seguro que muchos de vosotros habréis leído acerca de cómo escribir una novela. Planifica, divide las escenas, conoce a tus personajes, esquematiza los puntos de giro, vigila el ritmo… Os suena, ¿verdad? Casi todos los talleres de escritura aconsejan elaborar una trama antes de comenzar a escribir. Pues bien, aquí va la primera bomba. Para King la trama tiene un valor igual a cero. De hecho, desconfía de argumentos o sinopsis previas.

   Para justificarlo, explica que la  vida de cualquiera tampoco la tiene. Más literariamente, considera que la elaboración previa de la trama es incompatible con la espontaneidad. Para King la narración se escribe sola.



   ¿Qué significa que la narración se escribe sola? Considera que escribir es un oficio, pero sobre todo una vocación. Leed la cita que comienza la entrada «Cuando descubres que estás dotado…». Ahí está la clave, considera la escritura como un don con el que se nace, como el esplendor de Danny en El Resplandor. Este don no consiste en crear una historia, sino en descubrirla como un arqueólogo. La historia preexiste al autor, como un fósil enterrado a la espera de ser trasladado al papel. Diría que esto tiene mucho que ver con Platón y su concepción de las ideas. Las historias son objetos hallados, reliquias, fragmentos de un mundo preexistente que no ha salido a la luz.

   El escritor se convierte en una especie de médium cuyo don es escuchar la historia, desenterrarla lo más intacta posible. Y eso casa mal con la planificación previa del argumento que, según King, es  algo torpe, mecánico y anticreativo.

«El esquema argumental es el último recurso del escritor y la opción preferida del bobo»

   Sorprendente, ¿verdad? Pues esperad a leer lo que piensa sobre los talleres de escritura. Eso será más adelante porque lo que ahora os estaréis preguntando es: Entonces, ¿cómo escribe el maestro del terror?



LA PUERTA CERRADA

   Ese es el único requisito para escribir. Cerrar la puerta tanto en un sentido literal como metafórico. No es necesario un despacho, una mesa amplia, un ordenador, música… Para poder escuchar la historia solo necesitas un lugar con una puerta que se pueda cerrar. Aunque sea el cuarto de la lavadora de un remolque.

   El escritor debe aislarse de todo el ruido que lo pueda distraer de la historia. Cerrar la puerta es la manera de decirle a los demás, y a ti mismo, que vas en serio. Sin teléfono, sin televisión, y sin internet añadiría yo. Seguro que King también, pero recuerdo que este libro se terminó en el año 2000.

   Cada día, durante cuatro o seis horas, debes estar dispuesto a cerrar esa puerta, para que el muso sepa dónde encontrarte, y ponerte a escribir, al menos, 2.000 palabras diarias. Recomienda que la historia se escriba en un período de tres meses puesto que considera que más tiempo provoca que «los personajes se pongan rancios, ya no parezcan gente real, sino solo personajes».

  Muy bien, si tuviéramos delante al señor King seguro que le diríamos: ya estamos sentados, con la puerta cerrada y una buena pila de folios. ¿Y ahora de qué escribimos?


  ESCRIBE SOBRE LO QUE TE DÉ LA GANA, SIEMPRE QUE CUENTES LA VERDAD

  Sé honesto contigo mismo y con tu historia. Esta frase puede resumir la actitud del escritor para encarar la narración. Ya sé que es genérica y da rabia. Como muchos de los consejos sobre narrativa que solemos leer y que, como escritores noveles que somos buscando la fórmula mágica, nos desesperan por su inconcreción. Pues bien, esto es a lo que se refiere King con «contar la verdad»:

  • No escribas para impresionar a tu familia ni para ganar dinero. Considera que el escritor que se toma en serio su oficio no puede evaluar el material narrativo como un inversor estudiando ofertas de acciones y escogiendo las que parezcan más rentables.
  • Escribe sobre lo que te gusta leer, infúndele vida y singularízalo vertiendo tu experiencia personal en la amistad, trabajo o sexo. Solo así el lector reconocerá a los personajes y su comportamiento, su entorno, su manera de hablar… y de esta forma conseguirás lo único que el lector busca en un libro: una historia entretenida.


   Con esa actitud ya estás en disposición de comenzar el espectáculo. King recomienda partir de una situación, él utiliza el símil de una semilla a la que hay que regar con la intuición, escuchando lo que la historia y los personajes nos van contando.

  Esta situación puede ser, por ejemplo, una familia que debe pasar el invierno aislada en un hotel, un escritor que sufre un accidente de tráfico y es acogido por una fan esquizofrénica… Sí, El Resplandor y Misery.


¿Jack Torrance o el King más oscuro?
   King se plantea a unos personajes en un aprieto y observa cómo intentan salir de él. No los ayuda ni manipula. Tampoco se plantea el desenlace, en ocasiones lo hace pero la historia, que se desarrolla sola, termina de una manera insospechada. De inicio, hasta los personajes son planos, su personalidad se va formando con la historia.

  ¿Cómo plantear una situación interesante? Simplemente partiendo de una pregunta condicional: ¿Y si en un pueblo un policía enloqueciera? ¿Y si una mujer se queda encerrada en su coche por un perro rabioso?

   Bueno, señor King, partimos de una situación germinal que crece hasta componer una novela. Pero, ¿y el tema? Es de suponer que esa situación debe responder a un tema previamente definido por el autor. ¿Qué nos dice?
«El tema tampoco es para tanto. Las clases de escritura y literatura pueden obsesionarse hasta extremos aburridos y pretenciosos. La buena narrativa empieza por la historia, solo pasa al tema en un segundo o tercer lugar»

    Otra bombita. No es que King desprecie el tema, sino que lo considera algo secundario, algo que se deriva una vez has terminado la historia. Después, reflexionando acerca de los hechos narrados, puedes percibir que existe un tema, por ejemplo, si hay Dios por qué existen cosas malas, el atractivo irresistible de la violencia para una persona bondadosa… pero eso lo dicta la historia, no de forma premeditada el autor. Lo podrás utilizar en las revisiones para, junto a los símbolos, dotar de mayor unidad a la historia, para enriquecerla. Pero no partir del tema como premisa.

«El tema y el simbolismo deben adornar y enriquecer, sin crear una sensación artificial de profundidad. No son necesarios. Lo único que tiene ver con la historia es la historia»

  Ya tenemos cerrada la puerta, tenemos una situación inicial interesante y estamos dispuestos a ser honestos y escuchar la historia. ¿Qué tal unos consejos de King para el desarrollo de la historia?


CONSEJOS NARRATIVOS

LA DESCRIPCIÓN

   Para King, la descripción es de las pocas cosas que se aprende practicando. Consiste en hacer que el lector partícipe sensorialmente en la historia. Para ello debemos visualizar lo que queremos que sienta el lector. La dificultad estriba en encontrar el punto medio. No le gustan las descripciones exhaustivas de las características físicas de los personajes o su indumentaria.

«La descripción arranca en la imaginación del escritor pero debería acabar en la del lector»

  La verdad es que al leer esta frase me puse bastante contento: yo apenas describo a mis personajes. Eso sí, si nos decidimos a describirlo advierte de que no la utilicemos como un atajo para mostrar su personalidad. Por ejemplo: «su barbilla de hombre de acción».

  La considera importante para el escenario y el ambiente. A través de ella se consigue crear esa atmósfera de sensaciones que sirva al tono de la historia. Pero eso sí, con detalles bien escogidos. La pelota no puede pararse, una descripción barroca y exageradamente minuciosa conduce al aburrimiento. Y el aburrimiento es una excelente excusa para que nuestro lector cierre el libro y se ponga a hacer otra cosa.

Recomendaciones:

  • Cuidado con las metáforas, si no funcionan pueden quedar cómicas.
  • Evitar el símil Zen, los tópicos tipo "morena azabache" o "hermosa como el Sol".
  • Utiliza imágenes frescas y vocabulario sencillo. Leer a Hammett y Chandler es una excelente elección.
  • Si hay partes de la historia sobre las que has debido documentarte, hacer una investigación de fondo, evita la tentación de mostrar al lector todo lo que has aprendido. La sensación de realidad es buena, sobre todo para historias paranormales, pero solo utiliza lo necesario para conseguir ser verosímil.

EL DIÁLOGO

  Aquí, Stephen King transcribe varios ejemplos de buenos y malos diálogos. Es muy interesante leer esa selección. Os aseguro que agudiza el paladar para detectar si un diálogo es forzado o falto de vida. En concreto, recoge uno de Lovecraft, que era un desastre en este apartado, como ejemplo de cómo no escribir diálogos.

   Por supuesto, reconoce el papel esencial de los buenos diálogos. Dan voz a los personajes y son esenciales para definir su manera de ser. Pero deben ser honestos, es conveniente que no seamos mojigatos y no tengamos pudor en transcribir cómo habla la gente. Recomienda leer a Elmore Leonard. Yo añadiría, en general, la buena novela negra. Los mejores diálogos se encuentran en ese género.

CREACIÓN DE PERSONAJES

   En este apartado, Stephen King insiste en su concepción mediumnica del proceso de escritura. Lo que les ocurre a los personajes solo depende de lo que descubre acompañándolos. En ocasiones, cuando crecen mucho influyen en el desarrollo de la historia. Pero nunca al revés. Esta es una de esas ideas concretas a las que se refiere cuando exige «contar la verdad». En la vida, son las personas las que eligen, siendo los hechos consecuencia de sus decisiones. Contar la verdad es que la historia, planteada la situación inicial, sea desarrollada por los personajes, no por lo que les pueda ocurrir aleatoriamente. Pero eso sí, procurando que su comportamiento sea coherente con la historia, verosímil.

 
El escritor a merced de sus fans
La verdad es que en determinadas partes King se vuelve demasiado místico. Su concepto del proceso creativo es difícil de trasladarlo al resto de los mortales de una manera didáctica. Su talento narrativo es innato. Tiene un don. Es capaz de ponerse a escribir, aislándose de todo, visualizando la historia, dejándose de llevar por su imaginación, por su intuición, y de esa manera concibe al unísono cómo son los personajes y cómo debe desarrollarse la historia para ser atractiva. Ese don mágico, ¿cómo explicarlo sin que te tomen por raro?

  Como dice, a modo de resumen:

«Todo se reduce a ver y oír; y transmitir con claridad lo visto y oído»

Recomendaciones:

  • Discrepa del estudio de personajes, deja que se vayan mostrando con la historia.
  • Huye de los arquetipos. Nadie es el amigo del alma ni la puta de corazón de oro.
  • Evita los monigotes undimensionales. En la vida todos nos vemos como protagonistas.
  • Procura que los personajes tengan un comportamiento útil y verosímil para la historia.

LA REVISIÓN

   Stephen, ya hemos intimado bastante como para poder referirnos a él por su nombre, recomienda dos versiones. La primera con la puerta cerrada. Recuerda, en tres meses, dedicándole entre cuatro y seis horas diarias para evitar las dudas, no perder el entusiasmo inicial. «Dejándote arrastrar por la esperanza del éxito y el miedo al fracaso».

  Terminada esa primera versión, tómate un descanso para reciclar el cerebro y la imaginación. Puede que sientas le necesidad de regocijarte en lo que has escrito. Resiste la tentación, por lo menos durante seis semanas o más. Pasado ese tiempo, saca esa versión del cajón. Como dice, te parecerá como una reliquia en un bazar, algo tan extraño que parecerá que no lo hayas escrito.

   Eso significa que estás preparado para cerrar la puerta otra vez y leerlo entero.

  • Corrige la ortografía y encuentra incoherencias.
  • Hazte preguntas: ¿Es coherente la historia? ¿Qué elementos recurrentes hay? ¿Se enlazan formando un tema?
  • Borra lo que se disperse del sentido general. Sobre todo al principio, cuando la historia estaba por descubrirse.
  • Recuerda que la meta es conseguir la resonancia, algo que perdure en la mente del lector una vez cierre el libro.
  • Como dice Elmore Leonard, revisar es quitar las partes aburridas.

  De esta parte, me quedo sin duda con una maravillosa, simple e incontestable fórmula matemática:

EXTENSIÓN DE LA NOVELA:
SEGUNDA VERSIÓN= PRIMERA VERSIÓN – DIEZ POR CIENTO

Si tras la revisión, tu novela no disminuye, sino que se amplía es que no has revisado bien. Creo que solo por esta fórmula merece que nos hagamos con el libro.


LA PUERTA ABIERTA

Ahora sí. Ya has terminado tu novela. Muéstrala a tu lector ideal. En el caso de Stephen, cuenta con su mujer, Tabitha, también escritora y fundamental para su carrera. Sin ir más lejos, Tabitha fue la persona que rescató Carrie de la papelera. Y Carrie fue la novela que le permitió dedicarse por completo a la literatura.

Ese lector debe valorar, fundamentalmente, dos aspectos:

  • El ritmo, que la narración progrese a una velocidad adecuada. Ni tan rápida como pretenden las editoriales, ni tan lenta que aburra al lector.
  • La correcta introducción de los precedentes. Estos son los que ocurren antes del inicio del relato pero que tienen impacto sobre la historia principal. Contribuyen a definir los personajes y establecer sus motivaciones. Stephen aconseja introducirlos con la mayor rapidez.
  En este apartado me llamó la atención que afirme que no le gustan los flashbacks ni los inicios in media res. Se decanta por un comienzo más pausado y una historia que se base en lo que va a suceder y no en lo que ya ha pasado. Bueno, ni qué decir tiene, que cuando leí este libro busqué una de sus novelas. El Resplandor fue la que tenía más a mano. Pues bien, las primeras cien páginas de esa famosa novela son flashback y recuerdos. En ellas, la acción se reduce a una entrevista de trabajo para el puesto de vigilante de hotel, a su hijo Danny esperando su regreso, a una Salida con este al supermercado y a una escena de Wendy en la cama, después de hacer el amor, mirando el techo. Por supuesto que entre el consejo y la novela han pasado más de veinte años. Pero esto es un ejemplo de que teorizar sobre narrativa es muy complicado, no hay verdades absolutas.

   En su descargo, Stephen reconoce haber cometido varios de los pecados de los que nos advierte.


OTROS CONSEJOS


   Por legibilidad y continuidad he reestructurado la manera en la que Stephen expone estos consejos en su libro. No es una obra académica. Como he mencionado al principio, es más un diálogo con el lector. Y como tal, un tanto desordenado. A continuación os dejo, otras perlas:

  • Utiliza un lenguaje directo y cotidiano. «Poner el vocabulario de tiros largos buscando palabras complicadas por vergüenza de usar las normales, es lo peor que se le puede hacer al estilo»
  • Ten cuidado con exceso de frases cortas.
  • Evita la voz pasiva. Es de escritores tímidos que piensan que confiere autoridad.
  • Facilita las cosas al lector.
  • Desconfía del adverbio terminado en “–mente”. Sobre todo como modulador de los verbos de atribución de diálogos. Ejem, ejem… menos mal que King reconoce que los ha usado, porque en El Resplandor aparecen unos cuantos.
  • Los párrafos se forman solos. Intercala párrafos largos y cortos para diversificar el ritmo. Inícialo con una frase-tema seguida del resto que la expliquen o amplíen.

¿SE PUEDE APRENDER A ESCRIBIR BIEN?


  ¿Recordáis que al principio os decía que King parecía considerar la escritura como un don? Bien, así es cómo debemos comprender una de las afirmaciones más polémicas.
«La práctica y el estudio solo pueden conseguir que un escritor aceptable se convierta en buen escritor»

  Pero el mal escritor jamás llegará a escribir bien ni el escritor bueno llegará a ser un genio. Recomienda LEER y ESCRIBIR como los principales medios para aprender. Y aquí viene otra bomba: no cree que los talleres de escritura sirvan de mucho. De hecho, se muestra irónico. Pues considera que sus mayores ventajas son: 1. Confraternizar tu afición con otros que no ven raro dedicar tu tiempo libre a pasarlo en un mundo de sueños y 2. Servir de salida profesional al 95% de escritores que no pueden vivir de la literatura.

 
Carrie fue salvada de la papelera por la esposa de King
    Insiste mucho en el acto creador a puerta cerrada. Algo íntimo, solitario. Por eso, exponer la historia antes de tiempo, en un taller, significa tener que responder a preguntas, a justificarse, a explicar el porqué de esto o de aquello. Y seguramente, mientras escribes no tengas ni respuestas, ni justificaciones ni porqués.


CONCLUYENDO

  Lo que os he resumido es solo una parte del libro. Mientras Escribo comienza con una pequeña biografía titulada Currículum Vitae y termina explicando el accidente de tráfico que sufrió al poco de comenzar a escribirlo y que le dejó un buen número de lesiones y secuelas. En toda la obra se muestra, ya lo habéis visto, honesto tanto lo que le gusta como en lo que no, reconociendo incluso haber cometido en varias ocasiones lo que él considera errores de escritura.

  Y, además, comparte multitud de anécdotas deliciosas de escritores de la talla de Lovecraft, Chandler, Grisham…

  Pero, sobre todo, consigue que cualquiera que escriba lo vea como un igual. Los miedos e inseguridades que tenemos todos, también los tiene el escritor más vendido del mundo. Seguro que más de una vez habéis estado presentes mientras un conocido, amigo o cónyuge leían uno de tus textos. Os habréis mostrado falsamente ausentes, desinteresados, pero escaneando con el rabillo del ojo, y el corazón apretado, cualquier mínima reacción. Pues leed esta escena del maestro con su mujer:



«Al día siguiente seguimos hacia el norte, a Virginia, y Tabby aprovechó el viaje en coche para leer el relato (Corazones en la Atlántida). Tiene algunas partes divertidas (o que me lo parecían), y yo la miraba constantemente para ver si se aguantaba la risa o sonreía. Creí que no se daba cuenta, pero sí. Al octavo o noveno reojo (aunque no desmiento que ya llevara quince), Tabby levantó la cabeza y me dijo:
  —Mira la carretera, a ver si nos la pegamos. ¡No seas tan inseguro, joder!
  Me concentré en la conducción y dejé de espiarla (bueno, casi). Pasados unos quince minutos oí a mi derecha una risa de nariz, pequeña pero suficiente»

    Esto es todo, amigos.   Si no tenéis esta obra, os dejo este enlace a Amazon: MIENTRAS ESCRIBO

 ¡Saludos tinteros!

45 comentarios:

  1. ¡Hola David! Acabo de leer este artículo que justo acabas de publicar. Muy interesante... A mí, Stephen King me gustó mucho en sus inicios con Carrie, El resplandor, El misterio de Salem´s Lot, etc. Luego me empezó a aburrir un poco y lo último que he leído de él es Doctor sueño (secuela del resplandor) que me pareció que estaba bastante bien.
    Hay cosas con las que estoy de acuerdo, como lo de escribir palabra por palabra, sin esquematizar (nunca he hecho un esquema, ni siquiera cuando estudiaba) y todo al servicio de la historia. También hay consejos que creo que sirven para su tipo de literatura: terror, misterio, ciencia-ficción..., pero igual para otro tipo de narrativa no tanto, y también dependemos del tipo del lector, a mí, aunque no lo practico, me gusta el lirismo y la poesía o la prosa poética y me puedo llegar a emocionar de verdad.
    Respecto a los talleres literarios, no puedo decir nada porque nunca he ido a uno (igual por eso a veces meto la pata, no sé). No se si podría, creo que me pondría muy nerviosa.
    Lo de los diálogos y la novela negra totalmente de acuerdo. Suelen ser irónicos, directos, sin remilgos, bueno es que me encanta, ya lo he dicho mil veces, el género negro.
    Por último no puedo evitar hacer un comentario un poco malévolo, pero es que me da la sensación de que a King ya no lo hace falta escribir bien para vender, jeje, ya que el respaldo editorial y las campañas de marketing hacen que sus libros se vendan como churros al margen de todo, lo que no deja de ser irónico.
    Estupendo artículo, David, elaborado, completo, y creo que puede ser muy útil para aquellos que siempre estamos intentado aprender a escribir. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me autocorrijo, evidentemente, estos consejos no son aplicables a la poesía. A veces escribo demasiado rápido, jajaja.

      Eliminar
    2. Gracias, Ziortza. Este año he comenzado a escribir una novela, la primera. Me he leído un montón de libros, artículos de consejos para hacerlo. Todos hablaban de la trama, de la planificación de escenas con los personajes, de la importancia del tema... Así que cuando acabé este libro que me compré para Navidad me sorprendió bastante. Y me fascinó también por esa honestidad con la que se dirige al escritor que empieza. La verdad es que he adoptado un sistema a medio camino. Por un lado, un mínimo trazado para encauzarme, pero también sesiones de escritura para ver a los personajes, cómo hablan, cómo se mueve y cómo, con ello, aparecen nuevas ideas, caminos que con el frío esquema parecen complicados que aparezcan.
      Lo de los diálogos de la novela negra es un añadido mío. Leerlos es un máster en cómo construir diálogos. Ahora estoy preparando un post sobre EL SUEÑO ETERNO espero que me dé tiempo para el mes que viene, que creo disfrutarás. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Una reseña magnífica, David, y muy trabajada, como siempre.
    Guardo un muy grato recuerdo de este libro, que leí (me lo regaló mi hija mayor) cuando empezaba a hacer mis "pinitos" como escritor novel de relatos.
    Tanto la parte autobiogáfica como sus opiniones y consejos sobre cómo escribir, me cautivaron, hasta el punto de inspirarme en sus inicios literarios en mi relato corto "Mi amigo Stephen".
    Debo decir, sin embargo, que coincido plenamente con el último comentario "malévolo" de Ziortza, con respecto a que, una vez superadas todas las trabas, obstáculos y penurias propias del escritor novel y por fin saltas a la fama y te conviertes en un escritor de "best sellers", todo va entonces sobre ruedas. Puedes, incluso, escribir un bodrio que cualquier editorial se pelearía por publicártelo.
    De hecho, siendo un admirador de King, debo decir que se me antoja un escritor bastante irregular. Tiene verdaderas joyas (para mí una de ellas es "Un saco de huesos") y otras verdaderamente mediocres. Pero quién fuera él!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. Como dice el refrán créate la fama y échate a dormir. Nunca he sido un gran seguidor de sus novelas, no suelo ser demasiado fiel a los escritores. Pero este libro, para alguien que empieza a escribir es una joya. No solo por los consejos que da, sino por su vida, por sus miedos y contradicciones. Incluso para comprobar cómo comete en sus escritos lo que él mismo califica como errores... No he podido evitar reproducir esa escena del coche cuando su mujer lee uno de sus relatos. Me he visto a mi mismo cuando alguien está leyendo una de mis historias, incluso calculo por dónde va previendo si la reacción es adecuada, en fin, parece que hay cosas que ni el reconocimiento puede solucionar. ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Hola!! Me leí este libro no hace mucho. La verdad que me gustó bastante, porque descubres bastante a la persona que hay detrás de las novelas. El pobre pasó épocas malas, pero me parece un ejemplo de constancia. Tenía claro que quería escribir!
    Me hizo gracia cuando explica que quería escribir Carrie pero no tenía ni idea de las adolescentes
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Esa novela es un ejemplo de cómo, pese a tu trabajo y esfuerzo, siempre hace falta un poco de suerte. Si su mujer no la hubiera rescatado de la papelera, tal vez sería uno más de los escritores anónimos. Aunque prefiero pensar que con constancia y esfuerzo tienes más oportunidades de que tu momento llegue. Saludos!!

      Eliminar
  4. ¡Menudo solo de trompeta, David!
    He de felicitarte. Aunque hayas hecho tan sólo un resumen de consejos y técnicas, creo que has acertado en el esquema compuesto.
    Mira que he escrito y reescrito a lo largo de mi vida, no en vano soy periodista, y además es una cosa que me encanta; pero nunca me he dedicado a la novela, aunque es algo que me encantaría llegar a hacer algún día. Así que he tratado de ir preguntándome punto por punto si yo hago todas estas cosas o si, por el contrario, soy metódica, planificadora,esquemática,...
    Y lo cierto es que... creo que me parezco a King en la improvisación, la falta de proyecto previo, en el hecho de apartar historias y personajes que, prolongados en el tiempo, se vuelven rancios, en la necesidad diaria de escribir en mi propio rincón,... ¡Aunque ya me gustaría a mí parecerme a él en su genialidad!
    Pero en lo que sí que estoy de acuerdo absolutamente es en el hecho de que se aprende a escribir practicando y con constancia. No es tanto la técnica como el aprendizaje continuo en que lees y relees lo que has escrito hasta que te gusta a ti mismo, le encuentras coherencia y decides que a los demás también les puede gustar; y, desde luego, ¡Imprescindible! Se aprende a escribir leyendo mucho.
    Muchas gracias por el artículo me ha parecido muy interesante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macarena. El libro se compone de varias partes, me he centrado en la que habla del proceso de escritura. Te agradezco tu comentario respecto al esquema. El libro es muy conversacional con el lector, un tanto desordenado, aunque conecte. He intentado presentarlo con un cierto orden para quien no lo haya leído. En realidad, al escribir sus novelas, King parte de un trabajo previo que él llama partir de una situación que siempre comienza con el condicional ¿Y si...? A continuación escribe un desarrollo de esa pregunta, para Misery escribió 16 páginas viendo como podría ser la historia. También utilizó la trama para La zona muerta. En realidad, pienso que cada escritor tiene su sistema de creación, personal e intransferible. En mi humilde caso, es un híbrido entre uno y otro. Nunca escribo sin antes haber pensado por donde irá la historia y para ello utilizó esquemas, visualizo en el metro cómo actúa el personaje. Hasta que considero que la idea está madura para ser plasmada en papel. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Tengo empezado este libro, todavía voy por la parte de su infancia, cómo sufrió este hombre :( Lo de la puerta cerrada es cierto, lo digo con mi gato interrumpiendo a cada rato mi escritura de este comentario xD Y lo de los personajes rancios con el tiempo lo he experimentado, aunque también es cierto que uno crece y puede darles nuevas perspectivas a algo que ha tardado en empezar a escribir. Otra cosa, yo sin esquemas no puedo hacer nada en mi vida, la escritura no es la excepción, pero no es que considere que es obligatorio para todo el mundo, es que depende de la forma de ser de cada escritor. Revisar es quitar las partes aburridas. Me gusta esa frase. Creo que en lo de que no tiene sentido exponer la historia antes de tiempo (sea en un taller o en cualquier lado) puede ser algo difícil porque no es fácil tener respuestas a esas preguntas. Lo vivo en wattpad a veces. Necesito leer estos consejos y terminar en especial su parte biográfica. Y ojalá yo también tuviera a alguien que me leyera como lo lee Tabby. Buen resumen, me lo llevo para compartir.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cyn. Cada autor debe utilizar el sistema de creación que le resulte más cómodo. Yo coincido con King en lo de la puerta cerrada, jamás muestro mi escrito hasta que no siento que ya está preparado. Por mucho que otra persona tenga voluntad de ayudar es imposible que conozca mi intención, esa idea de cómo debe ser el relato y que es difícil poder explicar.
      Sí, la verdad es que Tabby es una lectora beta ideal. Vas a disfrutar cuando llegues a esa parte, sobre todo con las anécdotas de escritores como Chandler. Cuanto el caso de un autor que se fijaba 2000 palabras al día, y si por casualidad terminaba la novela en la palabra 1250 empezaba otra hasta llegar la 2000. ¡Eso es regularidad escritora!
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. ¡Hola! Hace un tiempo me leí este libro. Me lo habían recomendado por los consejos para escribir, así que me llevé una sorpresa cuando comencé leyendo su vida y tantas experiencias. Me gusta la franqueza con la que habla en todo el libro y que se lee con mucha facilidad. Si hay algo que me encanta es la sencillez que tiene para leerse con gusto. Aunque he quedado con algunas cosas como ciertas y otras que definitivamente, no van conmigo. Como eso de terminar todo muy a prisa, la verdad, es que me puede, que yo soy muy de tomarme mi tiempo, siempre he creído y he escrito mis novelas desde la vida de mis personajes y hay veces que parece que no pasara nada interesante y me quedan ahí largo tiempo —a King le horrorizaría esto, que ya saldrían rancios (?)—, más, me funciona bien a la hora de escribir.

    Sí coincidí muchísimo en las descripciones. Hay veces que me entusiasmo tanto que doy una descripción escueta de todos los personajes —en los cuentos, pasa, pero en la novela no—, así que intento pincelarlo a fragmentos si hace falta, que eso de leer descripciones enumeradas es el mayor repeluz que tengo, siempre me han desagradado, por lo que tiendo a obviarlas para no caer en eso y por ahí, lo agrego como algún detalle al pasar mientras voy contando la historia. Pero peco de olvidadiza también y a veces, en la relectura me doy cuenta de que me faltó eso. Por sobre todo, para ser escritor hay que estar muy atento a todo.

    Algo que me sirvió y que aplico que aprendí en periodismo es lo que mi profesor siempre nos repetía 'no lo den todo por sabido. Ustedes lo saben, pero deben contarle al lector como si fuera la primera vez que escuchan de ese suceso en toda su vida'. Y al presentar a nuestros personajes, sus historias y mundos, hay que tener todo eso presente.

    Ha sido un placer leerte.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Roxana. Excelente consejo el de tu profesor. Comparto tu repelús por las descripciones. Cuando llego a partes descriptivas de una novela la verdad es que ojeo, más que leer. Cuando un autor se esmera tanto en las descripciones pienso en cuanto trabajo para tan poco aprecio. ¿Quién recuerda la descripción de un paisaje al terminar una obra? Otra cosa son los rasgos físicos de los personajes, soy partidario de mencionarlos cuando tengan alguna relevancia, pero si son gente normal sin rasgos destacables, ¿para qué...? La tensión de la acción, de lo que hace el personaje, el suspense de lo que vaya a sucederle eso es lo que de verdad atrapa al lector. Así que, como ves, peco de lo que has comentado.
      El placer es mío por contar con tu lectura.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. ¡Hola! ¿Qué tal?
    La verdad es que estoy de acuerdo con el señor King. A pesar de que sus libros siempre me han resultado algo pesados. Sin embargo, me gusta su forma de escribir. Y en cuanto a lo de no tardar más de 3 meses en terminar un libro,también creo que tiene razón. Cuanto más tiempo pasa,más esencia pierden los personajes y la historia. Por esa misma razón,muchas veces yo escribo al momento lo que me sale. No lo planeo,porque si no,me puedo llegsr a frustrar.

    La verdad es que ha sido muy interesante y es posible que acabe leyéndolo. Solo para intentar quitarme yo también un poco de esos miedos que tenemos todos los que escribimos. Jejeje

    Un saludo! 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mia. No sé si eso de los tres meses es una regla de oro, depende del tiempo con el que cuentes. Pienso que se refiere a que cuando estés escribiendo una novela, vivas y respires por ella. Es una cuestión de intensidad más que de tiempo. Es estar en el metro o el autobús pensando en cómo puede ser ese beso entre los protagonistas, en acostarte pensando si esa escena encaja bien al principio o es mejor al final, en leer una novela y pensar en cómo reaccionaría tu propio personaje ante esa situación... Creo que es más eso, no dejar que tu entusiasmo se enfríe, que dejes la historia y vuelvas a cogerla un año después cuando ni siquiera recuerdas los personajes.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. ¡Hola David! Simplemente...¡Me encanta! :) soy fan de King, y de sus retorcidas y adictivas pelis y también como no..de sus libros.
    A mi personalmente, eso de tenerlo todo meditado y calculado, para que salga perfecto, pues no es lo mío.
    Sí que es cierto, que hay que corregirse y aprender, para mejorar la escritura, pero luego hay que 'ser libre y un@ mism@' sino, no transmite nada.
    ¡Me ha molado tu homenaje a King! ¿se puede decir molar? Jejeje...suena tan vulgar...¡oix!🙊
    Un fuerte abrazooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gema. Cada autor debe utilizar el método creativo con el que se sienta más cómodo. En mi caso, jamás me pongo a escribir en blanco. Siempre tengo que tener una idea madura sobre la que escribir o, a lo mejor, desviarme. Pero algo ya pensado.
      Me mola tu comentario, ¡ah! Acabo de ver que han salido los relatos de Literautas este finde me paso a leerte, toma buena nota de los consejos que te den.
      ¡Un fuerte abrazoooo! de vuelta

      Eliminar
  9. Qué maravilla de resumen, David, y puedo decirlo porque leí el libro no hace tanto y me impresionó vivamente. Si no fuera tan vaga habría hecho una segunda lectura tomando notas y tratando de fijar conceptos, más como una forma de estudiar que de leer simplemente.

    En su momento no lo hice, pero ya te tengo a tí, con tu estupenda manera de esquematizar, para que el objetivo se haya cumplido. Me quito el sombrero: si su libro me pareció práctico, interesante y dicáctico, tu reseña no se queda atrás. ¡Un millón de gracias!

    Un abrazo fuerte y feliz fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia. La verdad es que me fascinó. El libro daría para más entradas con enfoques distintos. He preferido hacerlo así, evitando la entrada tipo "Tips" que aunque son fáciles de leer siempre me dejan una sensación de artificio. Pienso que es bueno explicar por qué el autor realiza sus recomendaciones, cómo es su concepto de la narrativa. ¡Un fuerte abrazo, Julia!

      Eliminar
  10. Extraordinaria síntesis del libro, David. Muchas gracias por tu forma de abordar su lectura. Me encanta esa frase de que cada quien ha de potenciar su don. Con tu permiso lo comparto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manoli. Por comentar y compartir. La verdad es que King no ofrece demasiada esperanza de que se pueda aprender a narrar "ex novo". Lo considera algo innato, que se puede mejorar con la lectura y la práctica, pero de manera limitada. Narrar es algo con lo que se nace, algo que considera placentero el hecho de que te lleguen a sangrar los dedos escribiendo. Cuenta la anécdota de uno de sus hijos que les pidió un saxo. Se lo compraron, lo apuntaron a clases de música. Tocaba incluso bien, avanzando con rapidez. Pero King supo que nunca haría nada en la música. ¿Por qué? Pues porque respetaba escrupulosamente la media hora que su profesor le exigía para practicar. Ni un minuto más, ni uno menos. Eso marcaba la diferencia entre el Don y el Me gusta. ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  11. Sigo tu blog desde hace algun tiempo y me gusta mucho por eso te he elegido en mis espacio u hago una humilde mención a tu trabajo...http://muchoqueleer.blogspot.com.es/2017/02/relatos-en-su-tinta.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba, muchísimas gracias, Anabel. Me siento muy honrado por esa mención en tu fantástico directorio de blogs. Aprovecho para darte las gracias por tu trabajo para difundir el trabajo de tantos blogueros. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  12. Uy David!! Gran entrada con muchas cosas que pensar, gracias por traerla.
    La verdad es que desde no hace poco, esta figura de la narrativa está haciendo ruido no solo desde sus historias sino desde la persona y sus procesos, claro se vuelve de gran interés para los que nos vivimos de alguna manera en este misterio del narrar...

    La frase "El escritor se convierte en una especie de médium cuyo don es escuchar la historia, desenterrarla lo más intacta posible. Y eso casa mal con la planificación previa del argumento que, según King, es algo torpe, mecánico y anticreativo." Me hizo mucho eco pues en ocasiones lo he considerado así... Hay momentos en que uno se sienta y la historia te visita y se construye pero hay que saber escucharla...
    Hay muchas cosas de las que hablar con esta entrada, hasta se antoja un rica tertulia para debatir.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Diana. Creo que esa frase describe un momento mágico, cuando todo lo que está a tu alrededor desaparece, cuando te conviertes en un espectador de un mundo que toma la realidad, un intruso privilegiado que lo ve y siente. Ese momento en el que ni te das cuenta de que estás tecleando. Ese momento es el placer más grande que te da la escritura. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  13. Ese espacio libre de cualquier otra cosa en el que se encuentra el escritor y en el que lucha por conseguir una buena historia es difícil de conseguir.
    Cada uno tiene su método y por eso creo yo que este tipo de consejos no siempre sirven para todos.
    Los que dicen que el folio en blanco es toda una tentación otros sienten verdadero pánico a ese encuentro, también aconsejan que para que las musas te visiten debes estar todos los días con el letrero de abierto para escribir.
    Esta entrada tuya da para mucho, yo soy mas partidaria de no aceptar los consejos en el tema de escribir porque es una arte que depende de tu imaginación y de las ganas que tengas de transformar lo imaginado en palabras.
    Te felicito por como desarrollaste toda la entrada que por otro lado es muy completa.
    Besos David. y gracias por compartir toda esta información.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. He visto muchas reseñas a esta obra pero creo que simplifican demasiado, esa moda de los tips, lo que de verdad transmite King en esta obra. Aunque sabía que una entrada larga exige mucho para los lectores de blogs, estoy muy contento por la acogida que ha tenido esta entrada.
      Como dices cada uno debe encontrar su propio modus operandi. En mi caso, creo que estoy a medio camino entre la planificación previa y dejarse llevar por la historia. Un abrazo!

      Eliminar
  14. Hola David, es un gusto poder leer una reseña tan ágil y bien escrita. Supongo que a esto que haces se le podría llamar limpieza y claridad en la escritura, es un verdadero gusto entender todo lo que quieres expresar. Respecto a King es uno de mis escritores favoritos y uno de los mejores creadores de atmósferas para llevar a la gran pantalla. Respecto a la creación de esquemas para la escritura, el otro día escuchaba al escritor Guillermo Arriaga que a él se le hacia imposible mapear sus novelas o guiones, pero citaba a varios escritores admirados por él mismo que si lo hacían. Creo que al final lo más importante es provocar interés en el lector sin importar demasiado el método utilizado por el escritor. Eso si, la puerta cerrada y con candado. Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Y sin embargo es curiosa la mala suerte que ha tenido este autor con la adaptación de sus novelas. Quizá se salve Misery, pero, por ejemplo, El resplandor de Kubrik es un desastre comparada con la novela. Y coincido contigo la primera obligación de un autor con su obra es atrapar al lector, ser capaz de que entre todas las formas de entretenimiento que ofrece la cultura del ocio decida sentarse a leer tu escrito. Como aconseja King, piensa en el lector, cuéntale la verdad, llévatelo a tu terreno y hazle la vida lo más sencilla posible. Saludos!

      Eliminar
  15. Hola David, como siempre has realizado un trabajo estupendo, muy útil para los que intentamos escribir algo que valga la pena.
    El talento, bueno, me parece que es el punto principal, si no se tiene solo se podrá, con trabajo, llegar a realizar un buen escrito y nada más, ya sea cuento o novela. Y ese talento es un bien escaso, es decir no todos los poseemos, es de esperar que solo pocos lo posean. Pero, de todas maneras pienso que es muy, pero muy interesante para alguien como yo saber (leer en este caso) como los buenos escritores hicieron sus textos.
    Es interesante encontrar en la reseña que haces del libro, tantas cosas comunes a lo que dicen otros escritores pero también algunas que difieren, lo cual nos afirma una vez más que cada uno debe encontrar su camino.
    En mi caso, son varios los tópicos que más me identifican (salvando las distancias, obvias, con el maestro). El primero es tratar de ser auténtico, es decir no escribir por escribir, el segundo es hacerlo en intimidad ya que no puedo hacerlo de otro modo, el tercero es realizar sucesivas correcciones con espacios de tiempo para "desintoxicarme" del texto y preguntarme en forma inquisitiva sobre todos los aspectos: coherencia de actitudes de los personajes, cohesión interna de la historia, inconsistencias del marco o contexto. Sin embargo, y ahí coincido también, nada de eso calma la duda ni disminuye el miedo, a veces lo incrementa. En la enumeración que haces me asombra el parecido que hay en la tarea que nos proponemos. Eso, David, me hace sentir más seguro, este camino está lleno de posibilidades tanto como para el acierto como para el desastre ¡Somos humanos!
    Excelente reseña David, nos facilitas el aprendizaje a los que vamos detrás de ti.
    Un abrazo compañero.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ariel. Desde luego en tus textos se nota todo el trabajo y talento. Pienso que cada uno debe ser auténtico, sobre todo, en su propia concepción de la literatura. Cada uno concibe los relatos, la narración de una determinada manera, la suya. Unos primaran la estética del lenguaje, otros se centrarán en la historia. Unos tienen un estilo más directo, otros más ornamentado. Como ya he comentado mi manera de escribir es un poco intermedia. Nunca me siento frente a una hoja en blanco a ver qué se me ocurre. Espero que la historia se me manifieste y madure en mi cabeza antes de ponerme.
      Lo que comentas respecto a las dudas es lo que más me ha enamorado del libro, me he visto reflejado en él. La escena que he transcrito al final me emocionó puesto que yo hago lo mismo.
      Celebro que te haya sido útil. Es una lectura muy recomendable. Un abrazo!

      Eliminar
  16. ¡Hola, David!
    Me ha encantado tu entrada, y la verdades que haces una crítica estupenda sobre este "manual para el escritor" de King.
    Yo lo leí hace relativamente poco, y la verdad es que no pudo parecerme más interesante. Yo pensaba justamente lo contrario de muchas de las cosas que dice y, la verdad es que después de seguir algunos de sus consejos y ver la hora de escribir desde su mismo punto de vista, el resultado puede ser bastante distinto a lo que uno suele escribir con regularidad.
    En otras cosas si que estaba de acuerdo, como a la hora de ir profundizando poco a poco en los personajes, sobre todo si se trata de obras largas, o que tu más o menos estimes como largas. Eso hace que al final sientas que conozcas a los personajes como si merendases todas las tardes con ellos o los tuvieras de vecinos. Y con lo de las descripciones también, eso de intentar plasmar lo que quieres que el lector visualice mientras te lee me pareció super interesante, tanto que, incluso estoy haciendo un experimento, escribir una historia siguiendo gran parte de sus consejos, ¡a ver que tal sale el resultado!
    ¡Un saludo, amigo! ¡Nos seguimos leyendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Seguro que te sale estupendo ese experimento y me parece que ya tienes unas cuantas novelas en tu haber. Del libro, me quedo, sobre todo, en escribir con pasión, que la historia que narras la vivas. Que veas a los personajes, que observes cómo hablan, como se mueven, dejarte llevar por el desarrollo de que tu mente va observando. En cuanto a las descripciones reconozco que no son mi fuerte dado que leerlas tampoco me apasionan, entiendo que dan ritmo, pausa, detalle, pero una parrafada describiendo cómo es un paisaje o una estancia solo me engancha en las dos primeras pinceladas, a partir de ahí los ojos la lectura se me hace más distraída avanzando hasta la siguiente acción del personaje, eso se traslada a los escritos propios imagino. Un abrazo, y suerte con tus proyectos, me parece que llevas tres novelas adelante o eso creo haberte leído en algún post. En mi caso llevo cinco capítulos de mi primera.

      Eliminar
  17. Hola David,
    Me ha encantado leer esta reseña sobre ese libro de King que no conocía y que de hecho voy a solucionar.

    Con frecuencia se critica mucho a este tipo de escritores de éxito y no sé el por qué, tienen su público y lo satisfacen y para eso también ha de servir la literatura.
    Hace años que ahora no leo nada de él, pero alguno de sus libros son de los que no te dejan indiferente.

    Me ha gustado leer su manera de entender la literatura y ese desmitificar el proceso de escritura que se nos recomienda tanto como fundamental e importantísimo para poder escribir, me ha gustado su manera sencilla de contar, su manera de hacer, ese aprender a escribir escribiendo y trabajar sin distracciones y dejar que sientas a los personajes.

    Gracias por descubrirme esta obra.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Conxita. El libro, además, contiene una biografía interesante y un buen número de anécdotas de escritores famosos para ilustrar sus recomendaciones. Deliciosas. En el fondo lo único que recomienda es escribir tu novela con los cinco sentidos, dar todo lo que tienes en cada línea.
      Tienes razón que los libros de éxito casi siempre tienen una mala crítica literaria. King parte de una premisa: debes atrapar al lector, entretenerlo. A partir de ahí, viene todo lo demás. En mi caso, opino que una historia es buena cuando entretiene; si además te emociona,es una gran historia; y si llega a inspirarte, una obra maestra. Pero todo comienza con entretener al lector, atraparlo. Sin eso, lo demás no puede conseguirse.
      Saludos!

      Eliminar
  18. Genial esta entrada, David. Yo tengo este libro como un manual de escritura. No sólo es divertido de leer, sino que además sus consejos son buenísimos. Yo misma tengo unas anotaciones muy parecidas a las que nos ofreces tú.
    Me ha ayudado mucho a mejorar mi estilo. Sobre todo, para quitarme de encima los clichés (aunque para cuando empecé a leer estos consejos ya estaba empezando a librarme de ellos) y, sobre todo, esos horribles adverbios acabados en -mente. Si a eso le añado que también estoy recuperada (o casi recuperada) de mi "adjetivitis", que era muy aguda durante mi período adolescente, me doy cuenta de lo mucho que he mejorado en los últimos años.
    ¡Un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Noemí. No sé si será la traducción pero El resplandor está repleto de adverbios en mente, incluso en las acotaciones de los diálogos. A mi no me molestan demasiado, en ocasiones deben utilizarse para evitar rodeos en los que dispersarnos. Tampoco me molestan las frases hechas si están bien utilizadas. Lo principal es la historia y en realidad el lector es lo que busca. Nadie cuenta los mente cuando ha sido atrapado por la fuerza de lo que se cuenta. Un abrazo!!!

      Eliminar
  19. No recuerdo ya la redacción de "El resplandor" porque lo leí hace muchos años, pero que no te extrañe. Con las frases clichés me pasa lo mismo que a ti: si están bien utilizadas, no me molestan. Supongo que el equilibrio está en no abusar de ellas. ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Noemí. También pueden ser cosas de la traducción. Pero bueno, una cosa es teorizar y otra cuando te atrapa la musa y comienzas a escribir. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  20. No recuerdo ya la redacción de "El resplandor" porque lo leí hace muchos años, pero que no te extrañe. Con las frases clichés me pasa lo mismo que a ti: si están bien utilizadas, no me molestan. Supongo que el equilibrio está en no abusar de ellas. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  21. Antes de nada, me confieso seguidor de King, tanto de sus libros como de las adaptaciones a cine o tv de los mismos (donde hay auténticos truños la verdad). El tema de la semilla, que ya leí en uno de sus libros me encanta, porque es la mejor manera de ser espontáneo y natural al tener una idea sobre algo, plantarla, y empezar a regarla con las palabras que vayan saliendo. Me gusta tener un poco encauzada una trama, sus personajes y otras cosas, pero son anotaciones que hago previamente (a veces ni eso, lo escribo todo tal cual me viene) y luego el resto viene solo.

    Con tantas cosas que ha escrito es normal que se haya saltado un montón de veces las propias normas que cuenta es este libro jaja. De hecho una de las cosas que más se le achacan en su contra es la forma de acabar los libros, quizás punto flaco de su método. Aunque él mismo suele reconocer que no se le dan bien los finales.

    Por lo demás, escribe y publica tanto que es normal que haya cosas mejores y otras peores, pero siempre llevan su sello y eso ya es fácilmente vendible. ¡Buen post y ánimo para esa novela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Carlos. Es que es bien difícil teorizar sobre un proceso creativo, o sobre gustos. Hay quien huye de textos recargados, barrocos. Pero también existen lectores que adoran la prosa poética. Otros buscan textos más directos en los que la historia prime sobre la escritura. Como digo siempre, lo importante es elegir tu propio estilo, pero nunca por desconocimiento de otros. Un abrazo y gracias por los ánimos, creo que le queda muuuuuuucho todavía.

      Eliminar
  22. Hola David, realmente has aparecido en mi canal de lectura como por arte de magia. Sobre todo por la emoción con la que transmites confianza y el ánimo para seguir haciendo lo que estimas que se merece leer. En la primera cita donde se habla del sangrado de dedos y la salida de los ojos de las órbitas, creo que encierra toda pasión que se tercie por escribir, así como en cualquier otra pasión se deja uno la piel por conseguir aquello que desea. Creo, es el primer paso y fundamental para que no se derrumbe nuestra voluntad. Sentir pasión por la lectura y de ahí, la escritura. Gracias por tu aportación a que intentemos mejorar en aquello en lo que creemos podemos hacerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Salvador. Te aseguro que lo que me da confianza y ánimo son comentarios como el que acabas de regalar a este blog. Que este artículo haya conseguido lo que comentas es algo maravilloso, algo que da sentido a todo esto. Muchas gracias, de verdad. Un abrazo!

      Eliminar

Deja tu huella en el blog con un comentario. ¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...